2.- La Diosa ACLIS

La Diosa de hoy es ACLIS

Aclis es la diosa griega del sufrimiento y los venenos, y la controladora de la Niebla de la Muerte. Poco se sabe sobre Aclis, excepto que pudo haber sido creada antes del Caos. Sin embargo, se contradice ella misma en La Casa de Hades, cuando dice que Caos es su padre y Nix su madre.

Aclis nunca se ha considerado a si misma como diosa menor y así lo hace saber…»¿Diosa menor? Yo ya era vieja antes de que los titanes nacieran, muchacha ignorante. Era vieja cuando Gaia despertó por primera vez. El sufrimiento es eterno. La existencia es sufrimiento. Soy hija de los mayores: el Caos y la Noche» –Aclis a Annabeth, en La Casa de Hades.

En sus palabras a Annabeth, Aclis menciona a Gaia, ella era su hermana menor.

A Aclis se la representa con los ojos tapados y en otras ocasiones sin ojos o con los ojos vacios, sin vida. Aclis es descrita como una diosa espantosa y de aspecto horrible. Parecía una víctima de la hambruna: miembros como palos, rodillas hinchadas, codos nudosos, las uñas de las manos y de los pies rotas, y la piel de un color verde correoso. El polvo le cubría la piel, y se amontonaba en sus hombros, como si se hubiera duchado en el fondo de un reloj de arena. Su cara era desoladora, y sus ojos hundidos eran acuosos y legañosos, su nariz le moqueaba como una cascada y su ralo cabello gris estaba enredado en mechones grasientos. Sus mejillas estaban llenas de raspones y manchas de sangre, como si se hubiera arañado la cara. Vestía unos harapos que hacían de ropa. Aclis irradiaba dolor puro.

En el aspecto de la personalidad de Aclis, la describen como una diosa con baja autoestima y una personalidad bastante sádica. Nunca ayudaba a nadie.

Cuenta la historia que…

Percy, Annabeth y Bob buscaron a Aclis porque según este último, ella era la única que podía ayudarles a cruzar las Puertas de la Muerte, debido a que era la controladora de la Niebla de la Muerte. Aclis les hizó creer que les iba a ayudar, los ocultó con la Niebla de la Muerte, y los quería sacrificar y entregar a Nix. Más cuando intentó matar a Percy con unos venenos líquidos, este los controló y le hizó huir.

Aclis es considerada la Diosa de la Niebla de la Muerte…y os estaréis preguntando qué es la Niebla de la Muerte…es una niebla que oculta a los semidioses y mortales de los monstruos, pero también convierte al usuario en niebla y le otorga una tez cadavérica. Aclis aseguró que era el mismísimo aliento del Tártaro, de la muerte y la desesperación.

Cuando alguien porta la Niebla de la Muerte comienza a difuminarse, y a adquiere un aspecto demacrado, hasta tal punto que parece que un muerto. Además, es más difícil moverse y por supuesto agarrar objetos. Cuando ya lleva algún tiempo con ella, al portador le resulta menos difícil.

Cuenta la Historia que…

Aclis, la diosa y otorgante de la Niebla la Muerte, les tiende una trampa a Percy y a Annabeth, llevándolos a Nix una vez que les dio la Niebla de la Muerte (ya que con esta no eran más que «aire» y no podían defenderse»). Sin embargo, consiguieron escapar, y el uso de la Niebla la Muerte les ayudó a ocultarse del ejército de monstruos que custodian las Puertas de la Muerte. Finalmente la niebla desapareció, revelando a Percy y a Annabeth ante los monstruos.

Aclis habla sobre la Niebla de la Muerte a Annabeth y le dice lo siguiente…»¡La Niebla de la Muerte no sirve para ayudar a nadie! Envuelve a los mortales de sufrimiento cuando sus almas pasan al Inframundo. ¡Es el mismísimo aliento del Tártaro, de la muerte, de la desesperación!»

Y esta ha sido nuestra Noche de Diosas de hoy…