3.- EL TRIGO.

La palabra trigo proviene del vocablo latino triticum que significa triturado. Hace referencia a lo que se hacía para separar el grano de la cascarilla que lo recibe.

Los mayores productores son China, India y USA y los mayores importadores son Italia, Brasil y España.

En Mesopotamia se cultivaba entre el Tigris y el Eúfrates.

Como sabeis se utiliza para muchas cosas, harina, sémola, cerveza y gran cantidad de alimentos. Seguro que llamas la atencion de esta gente al mencionar que se utiliza tambien en la elaboracion de la cerveza!! La cerveza en base a trigo es la weissbier por cierto

Este cereal está presente desde hace 8 milenios en Siria Jordania Turkía Israel e Irak. Fue introducido en el antiguo Egipto para cultivarse en el valle y de allí a Grecia y Roma. La diosa griega del pan y agricultura era Deméter.

Hay una leyenda del trigo y el ajedrez

Escena recolectora en el antiguo Egipto

Cuenta la leyenda que hace mucho tiempo reinaba en cierta parte de la India un rey llamado Sheram.

En una de las batallas en las que participó su ejército perdió a su hijo, y eso le dejó profundamente consternado. Nada de lo que le ofrecían sus súbditos lograba alegrarle.

Un buen día un tal Sissa se presentó en su corte y pidió audiencia. El rey la aceptó y Sissa le presentó un juego que, aseguró, conseguiría divertirle y alegrarle de nuevo: el ajedrez.

Después de explicarle las reglas y entregarle un tablero con sus piezas el rey comenzó a jugar y se sintió maravillado: jugó y jugó y su pena desapareció en gran parte. Sissa lo había conseguido. Sheram, agradecido por tan preciado regalo, le dijo a Sissa que como recompensa pidiera lo que deseara.

arabes_jugando_ajedrez

– Sissa, quiero recompensarte dignamente por el ingenioso juego que has inventado —dijo el rey.

El sabio contestó con una inclinación.

– Soy bastante rico como para poder cumplir tu deseo más elevado —continuó diciendo el rey—. Di la recompensa que te satisfaga y la recibirás.

Sissa continuó callado.

– No seas tímido —le animó el rey—. Expresa tu deseo. No escatimaré nada para satisfacerlo.

– Grande es tu magnanimidad, soberano. Pero concédeme un corto plazo para meditar la respuesta. Mañana, tras maduras reflexiones, te comunicaré mi petición.

Cuando al día siguiente Sissa se presentó de nuevo ante el trono, dejó maravillado al rey con su petición, sin precedente por su modestia.

– Soberano —dijo Sissa—, manda que me entreguen un grano de trigo por la primera casilla del tablero del ajedrez.

– ¿Un simple grano de trigo? —contestó admirado el rey.

– Sí, soberano. Por la segunda casilla, ordena que me den dos granos; por la tercera, 4; por la cuarta, 8; por la quinta, 16; por la sexta, 32…

– Basta —le interrumpió irritado el rey—. Recibirás el trigo correspondiente a las 64 casillas del tablero de acuerdo con tu deseo: por cada casilla doble cantidad que por la precedente.

granos1

Pero has de saber que tu petición es indigna de mi generosidad. Al pedirme tan mísera recompensa, menosprecias, irreverente, mi benevolencia. En verdad que, como sabio que eres, deberías haber dado mayor prueba de respeto ante la bondad de tu soberano. Retírate. Mis servidores te sacarán un saco con el trigo que solicitas.

Sissa sonrió, abandonó la sala y quedó esperando a la puerta del palacio.

Durante la comida, el rey se acordó del inventor del ajedrez y envió a que se enteraran de si habían ya entregado al irreflexivo Sissa su mezquina recompensa.

– Soberano, están cumpliendo tu orden —fue la respuesta—. Los matemáticos de la corte calculan el número de granos que le corresponde.

El rey frunció el ceño. No estaba acostumbrado a que tardaran tanto en cumplir sus órdenes.

Por la noche, al retirarse a descansar, el rey preguntó de nuevo cuánto tiempo hacía que Sissa había abandonado el palacio con su saco de trigo.

– Soberano —le contestaron—, tus matemáticos trabajan sin descanso y esperan terminar los cálculos al amanecer.

– ¿Por qué va tan despacio este asunto? —gritó iracundo el rey—. Que mañana, antes de que me despierte, hayan entregado a Sissa hasta el último grano de trigo. No acostumbro a dar dos veces una misma orden.

Por la mañana comunicaron al rey que el matemático mayor de la corte solicitaba audiencia para presentarle un informe muy importante.

El rey mandó que le hicieran entrar.

– Antes de comenzar tu informe —le dijo Sheram—, quiero saber si se ha entregado por fin a Sissa la mísera recompensa que ha solicitado.

– Precisamente por eso me he atrevido a presentarme tan temprano —contestó el anciano—. Hemos calculado escrupulosamente la cantidad total de granos que desea recibir Sissa. Resulta una cifra tan enorme…

– Sea cual fuere su magnitud —le interrumpió con altivez el rey— mis graneros no empobrecerán. He prometido darle esa recompensa, y por lo tanto, hay que entregársela.

– Soberano, no depende de tu voluntad el cumplir semejante deseo. En todos tus graneros no existe la cantidad de trigo que exige Sissa. Tampoco existe en los graneros de todo el reino. Hasta los graneros del mundo entero son insuficientes. Si deseas entregar sin falta la recompensa prometida, ordena que todos los reinos de la Tierra se conviertan en labrantíos, manda desecar los mares y océanos, ordena fundir el hielo y la nieve que cubren los lejanos desiertos del Norte. Que todo el espacio sea totalmente sembrado de trigo, y ordena que toda la cosecha obtenida en estos campos sea entregada a Sissa. Sólo entonces recibirá su recompensa.

El rey escuchaba lleno de asombro las palabras del anciano sabio.

– Dime cuál es esa cifra tan monstruosa —dijo reflexionando.

– ¡Oh, soberano! Dieciocho trillones cuatrocientos cuarenta y seis mil setecientos cuarenta y cuatro billones setenta y tres mil setecientos nueve millones quinientos cincuenta y un mil seiscientos quince.

Si. En América lo introdujeron los colonizadores españoles, es el alimento básico del 35% de la población mundial.

China actualmente produce 96 millones de Tn.

Empezamos con recetas si kereis.

@Tole50

Un cuscus con verduras. Os paso la foto

Mi receta lleva los siguientes ingredientes:

Boniatos, zanahorias, apio, pimientos rojos y amarillos, cebolla roja, calabacines, aceite, semillas de comino, semillas de hinojo, sal y pimienta negra recién molida.

Se asan estas verduras cortadas en trozos grandes durante 30 minutos cubriendolos con el aceite y las especias.

Se puede acompañar de una salsa de tomate y ajos con vino tinto ralladura de naranja y su zumo.

Ramita de canela, ciruelas pasas. Añadir el cuscus y si se prefiere harissa o yogurt de leche entera.

@Elfo_oscuro

Yo propongo harina a las migas, es de Murcia.

Se acompaña con melon, uva o naranja, esta foto que puse lleva pimiento verde tb por lo que veo. Cada casa la varia.

@KaladinBendito

Normalmente la harina de las gachas es de almorta o de titos, aunque actualmente también se hacen con harina de trigo pues no es fácil fuera de La Mancha encontrar la harina anteriormente mencionada.

https://www.google.es/amp/s/donquijotepasoapaso.wordpress.com/2015/06/11/gachas-manchegas-migas-de-pastor-y-puches/amp/

@MSA1905

Alfajorcitos Cordobeces, para los cuales se necesitan: 200 gr. de azúcar molido, 6 yemas, 150 gr. de manteca, ralladura de cáscara de un limón, 360 gr. de fécula de maíz, 150 gr. de harina, 1 cucharadita de polvo de hornear. Hay que batir el azúcar con las yemas hasta que esté espumosa (entibiarla apenas al baño de María), agregarle la manteca derratida, la ralladadura de limón y, de a poco, la fécula, la harina y el polvo de hornear. Mezclar todo formando una masa, estirarla, dejándola algo fina y cortar con ayuda de un cortapastas chico y redondo. Colorclar los discos en una placa enmantecada y enharinada y cocinar en horno a temperatura regular. Retirar y dejar enfriar. Una vez fríos, unir de a dos con abundante dulce de leche en el medio. Cubrirlos con un baño hecho mezclando una clara con azúcar impalpable hasta que quede espeso. Batir unos diez minutos. Aparte en una cacerola, poner 100 gr. de azúcar, cubrir con agua y colocar a fuego fuerte. Cuando esté a punto hilo flojo, se le agrega la preparación de la clara con el azúcar impalpable, se revuelve bien y se pintan los alfajorcitos. Hay que dejarlos secar..