3.- LA HURÍ DE LA FRENTE PÁLIDA

#TOLEDO

LA HURÍ DE LA FRENTE PÁLIDA

Dedicada con mucho cariño a alguien especial!!

Existía una vez en las orillas del Tajo una fortaleza abandonada cuyo torreón desafiaba los cielos toledanos.

Llamó la atención de sus habitantes la llegada de un nutrido grupo de soldados árabes que escoltaban una litera con algún personaje principal a juzgar por dicha escolta.

Al poco tiempo de esta llegada, un joven noble llamado Hescham buscaba la ayuda de un afamado astrólogo judío llamado Jacob, muy conocido en Toledo. Acudía a su casa de la judería para que le descifrara un sueño que había tenido cuando volvía a la ciudad, muy cerca de la fortaleza.

En el sueño el joven entraba en una rica y lujosa estancia donde recostada en unos mullidos cojines, se encontraba la más hermosa joven que hubiera visto en su vida….como las huríes del Paraíso.

El joven le relató al sabio Jacob:

Sentí entonces cómo el amor nacía en mi pecho y me arrojé a sus pies dispuesto a abrazarla y adorarla, más cuando iba a acercarme a ella, todo se desvaneció y desperté preso de aquella mujer soñada.

Tal vez tú venerable Jacob puedas arrojar luz sobre esto.

El astrólogo contemplando el cielo poblado de estrellas, le dijo:

Alcanzarás el amor de esa hurí de frente pálida noble Hescham, pero te será funesto, como les ha sido a quienes antes han tenido tus sentimientos. Entonces Jacob le contó el secreto de la fortaleza.

El emir de Córdoba, tras hacerse con el poder por la fuerza, hizo esclava a la hija del anterior gobernante, la bella Zobeida, pero su hermosura traería la desgracia a su casa.

Los dos hijos del emir, Alí y Abén Acén, se enamoraron con locura de la cautiva, y esta desdeñosa aprovechó estos sentimientos para vengar la muerte de su padre.

Por medio de una misiva en la que rezaba «» para el amado de mi alma «» , arrojó un ramo de flores que los dos hermanos recogieron al mismo tiempo, matándose mutuamente en una pelea mortal.

A consecuencia de esto, el emir airado y dolido la mandó encerrar en la torre mencionada.

Hescham al oir esto reclutó 50 hombres y al relevo de la guardia tras apresar y matar a los centinelas, entró en la fortaleza.

Jacob le reveló que tenía que ganarse el amor de la hurí de la frente pálida mediante un mensaje prendido en un dardo de su arco, lanzado a través del ajimez de la ventana.

Ella le respondió a sus versos henchida a su vez de pasión.

Pero….el guardián de Zobeida descubrió esta añagaza y le pidió por escrito las órdenes de liberación. Como Hescham no pudo entregarlas, hubo una terrible lucha, y cuando accedió a la estancia….solo pudo ver el cuerpo decapitado de su amada y a su asesino llevarse su cabeza en una caja como macabro presente para el emir de Córdoba.

Tiempo después de la sublevación de Hescham, Toledo fué liberada y se hizo independiente, pero fuerzas del gobernador de Mérida se hicieron de nuevo con la ciudad.

Hescham murió en la batalla y tal y como dijo Jacob…el amor de la hurí de la frente pálida…le había sido funesto.