4.- LA VIRGEN DE LOS DADOS

#LEÓN

LA VIRGEN DE LOS DADOS

Cuenta una vieja leyenda que hace muchos muchos años, un capitán de los Tercios de Flandes llegó a la ciudad.

Galante, adinerado y apuesto se adentró en una taberna de la calle Bodega Vieja y tras entablar conversación con los que allí estaban, comenzó a contar sus batallas después de haber comido y bebido en abundancia.

Decidió jugarse unos reales con los allí presentes, pero el juego empezó muy mal para él y terminó muchísimo peor. Ahíto de vino y sin saber muy bién lo que hacía, intentó recuperar lo perdido y acabó jugándose todo el dinero de su soldada.

Salió de allí desesperado y completamente perdido.

Pasó por muchas calles y dió con sus huesos en la plaza de la Catedral.

En su fachada norte estaba la imagen de la Virgen con el niño en brazos. Tras mirarla un rato y aún lamentándose de su mala suerte, lanzó sus dados contra la imagen con tan mala fortuna y tantísima fuerza que, al dar uno de ellos contra la cabeza del niño, comenzaron a caer gotas de sangre.

El capitán se hincó de rodillas asustado y estuvo hasta el amanecer orando y pidiendo perdón por lo que había hecho.

Dicen que al poco tiempo entró en el monasterio franciscano de las afueras de León y tras contar su historia, el cabildo mandó poner la imagen en el interior para evitar que otros hicieran lo mismo que el capitán.

La imagen de la Virgen está actualmente en el interior de la Catedral, y con su mano extendida parece querer decir… .

• Échame tus dados•,

ya que parece estar dispuesta a recibir a todos aquellos que han sido desgraciados en el juego.