1.- La Ilíada

 

Hoy toca un clásico entre los clásicos, una epopeya griega en toda su grandeza, el poema más antiguo de la literatura occidental, una historia que todo el mundo conoce pero pocos saben de que habla. Hoy en la elección del Mochuelo tenemos a la Ilíada.

Esta obra atribuida tradicionalmente a Homero está compuesta en hexámetros dactílicos, consta de 15.693 versos (divididos por los editores, ya de aquella coartando a los autores, en 24 cantos o rapsodias) y nos cuenta la guerra de Troya, con el rapto o seducción de Helena, el sitio de Troya y la artimaña del caballo de madera y todo lo demás, verdad??? Pues si, perooo no. En realidad solo narra 51 días en el décimo y último año de la guerra de Troya. El título viene del nombre griego de Troya, Ilión.

Tanto la Ilíada como la Odisea fueron consideradas por los griegos de la época clásica y por las generaciones posteriores como las composiciones más importantes en la literatura de la antigua Grecia y fueron utilizadas como fundamentos de la pedagogía griega. Ambas forman parte de una serie más amplia de poemas épicos de diferentes autores y extensiones denominado ciclo troyano; sin embargo de los otros poemas, únicamente han sobrevivido fragmentos.

Para los que tengáis curiosidad sobre lo que he dicho y me he quedado tan ancho de hexámetros dactílicos, mirar el siguiente enlace 😉

https://es.wikipedia.org/wiki/Hex%C3%A1metro

Vamos al grano:
Canta, oh musa, la cólera del pélida Aquiles;

cólera funesta que causó infinitos males a los aqueos

y precipitó al Hades muchas almas valerosas de héroes,

a quienes hizo presa de perros y pasto de aves; cumplíase la voluntad de Zeus

desde que se separaron disputando

el Atrida, rey de hombres, y el divino Aquiles.

Aquiles y Agamenón disputando y eso causa infinitos males a los aqueos, pero por qué? Por una mujer @Legionarii, por una mujer, estos griegos… Y no me refiero a la bellísima Helena, os cuento:

Una terrible peste invade el campamento aqueo: es el dios Apolo quien, bajando del Olimpo, con los dardos invisibles y mortales de la peste hiere a hombres y animales. El dios Apolo venga así a su sacerdote Crises, a quien el jefe supremo del ejército aliado, Agamenón, no ha querido restituir su hija Criseida. Agamenón forzado por las palabras de Aquiles finalmente la devuelve, pero quiere una compensación, y se apodera de Briseida, la esclava de Aquiles. De ahí nace la ira de Aquiles, que se retira a orillas del mar, en su tienda, y se niega a seguir luchando.

El ejército aqueo estaba constituido por numerosas mesnadas venidas cada una con su jefe de las distintas regiones de la Grecia continental y de las islas; en total, unos ciento veinte mil hombres. Naturalmente, como no combate Aquiles, no combaten tampoco sus soldados, los mirmidones, tesaliotas fortísimos venidos a Tesalia, con Peleo, desde la isla de Egina.

Y así empieza el libro, pero como veis hay dioses de por medio, ya de primeras Apolo (no es el único os lo aseguro, dudas a nuestro mitólogo @Dellesh ), héroes como Aquiles hijo a su vez de la diosa Tetis (más información en #diosas TETIS de nuestra @Tiratizas ), batallas y sacrificios a los dioses, entre otras cosas, nos encontramos a lo largo del libro

 

Muchos de los lectores de la «Ilíada» probablemente no sospecharan que la leyenda tiene un concreto significado realista. Helena fue tan sólo heroína de la epopeya. En varias localidades de Grecia, y sobre todo en Esparta, Argos y Rodas, se le tributaba culto divino relacionándola con la vegetación. Para los citados pueblos era sagrado el plátano, y una planta, especie de enredadera, llevaba un nombre semejante al suyo: elénion.

Así resulta que la historia de Helena es una «historia sacra». Para comprenderla es necesario remontarse al más antiguo mundo religioso mediterráneo, dominado por un «eterno femenino», el de la figura de la Gran Diosa, relacionada con la fuerza de la Naturaleza, con la fertilidad y con los problemas de la reproducción. Una diosa que impone su amor al varón al cual ha sometido. En el abrazo de la diosa se encuentra la garantía de la perenne renovación de las fuerzas de la Naturaleza y de la continuidad del ciclo vital constituido por la vida, la muerte y la resurrección

Menelao está a punto de matar a Helena pero, admirado por su belleza, suelta su espada. Afrodita y Eros observan la escena. Crátera ática de figuras rojas.

Como ya sabemos el autor al que se atribuye la obra es a Homero nacido en el Siglo VIII a.C. Poeta griego al que se atribuye la autoría de la Ilíada y la Odisea, los dos grandes poemas épicos de la antigua Grecia. En palabras de Hegel, Homero es «el elemento en el que vive el mundo griego como el hombre vive en el aire». Admirado, imitado y citado por todos los poetas, filósofos y artistas griegos que le siguieron, es el poeta por antonomasia de la literatura clásica, a pesar de lo cual la biografía de Homero aparece rodeada del más profundo misterio, hasta el punto de que su propia existencia histórica ha sido puesta en tela de juicio.

Las más antiguas noticias sobre Homero sitúan su nacimiento en Quíos, aunque ya desde la Antigüedad fueron siete las ciudades que se disputaron ser su patria: Colofón, Cumas, Pilos, Ítaca, Argos, Atenas, Esmirna y la ya mencionada Quíos. Para Semónides de Amorgos y Píndaro, sólo las dos últimas podían reclamar el honor de ser su cuna.

Aunque son varias las vidas de Homero que han llegado hasta nosotros, su contenido, incluida la famosa ceguera del poeta, es legendario y novelesco.

Y de Troya que sabemos? Existió? Es una fantasía hecha a mayor gloria de los micénicos(que también)? Pues hasta 1870 la ciudad era una leyenda del pasado, pero en este año Heinrich Schliemann consiguió por fin el permiso de excavación del gobierno turco y descubrió un año mas tarde lo que vaticinó a su padre cuando tenía ocho años de edad:

-Padre, cuando sea mayor hallaré Troya y el tesoro del rey Príamo. Te lo prometo

Heinrich Schliemann

Y lo consiguió en Turquía, cerca de la entrada occidental del estrecho de los Dardanelos, en la costa asiática, en el emplazamiento hoy conocido como la colina de Hisarlik (en turco: colina dotada de fortaleza) y se han encontrado no una si no diez ciudades, mejor dicho diez fases de ocupación desde el 2.920 a.C. hasta el Siglo XIV que fué una sede espiscopal bizantina.

Pero casi mejor que lo cuenten nuestros bibliotecarios en la voz de Sergio y Mikel.

https://www.ivoox.com/guerra-troya-realidad-o-mito-en-audios-mp3_rf_16708245_1.html#comments

Y si os lo vais a leer tener este mapa a mano puede ayudar a leer el libro sin perderte demasiado con los nombres, Tolkien o R.R.Martin son unos aficionados comparados con Homero y su listado de reyes, guerreros, semidioses (solo con los hijos de Zeus hay unos cuantos), héroes (con los hijos de Hércules también hay para un rato), y dioses.

Y ya por hoy os dejo en paz, me despido hasta la próxima entrega de la Elección del Mochuelo en la que os hablaré de uno de los libros que aconsejó Sergio en su entrevista: El primer hombre de Roma de Colleen McCullough.