3.- El primer hombre de Roma

 

#Laeleccióndelmochuelo

En esta entrega de la elección del mochuelo hablaré de El primer hombre de Roma, de la escritora australiana Colleen McCullough y es el primero de la serie de libros Señores de Roma, es uno de los libros que recomendó Sergio Alejo @Titovalerionerva, el de inigualables pantorrillas (que diría Homero), uno de nuestros bibliotecarios así que espero no meter mucho la pata que después me riñe.

La historia comienza en el año 110 A.C. en Roma, como no, y nos muestra como vive una familia romana la ceremonia de proclamación de los dos cónsules de ese año Marco Minucio Rufo y Espurio Postumio Albino. Pues bien, esta familia nos va a servir de hilo conductor del libro, en el que los personajes están relacionados con la familia de una forma u otra. Pero a su vez nos da una visión de como era una familia patricia, como se comportaban, como veían su mundo romano y como se relacionaban con el, sus prejuicios, sus costumbres, la importancia del pater familias que tomaba las decisiones en la casa, etc… En este caso el pater familias es Cayo Julio Cesar, de la familia Julia, no, no os confundáis no es el famosísimo Julio Cesar, ya sale mas tarde en la saga de Señores de Roma, es su abuelo del que hablamos en esta ocasión, un tipo inteligente y muy interesante, según el libro, que empieza a ver como el senado y las familias patricias romanas necesitan sangre nueva por que se están anquilosando en su corta y prejuiciosa visión de Roma.

Como os decía esta familia, es la familia Julia perteneciente al gens o linaje Julia y esto es algo que me parece interesante explicar, los nombre romanos como se formaban, ¿por qué tres palabras y qué quiere decir cada una de ellas? Vamos a ver si lo hago bien y lo explico claro.

Como ya os he dicho, un nombre romano se compone de tres partes:

Praenomen o nombre de pila.

Nomen o apellido de la gens o linaje.

Cognomen o nombre de una familia concreta dentro de la gens.

Los praenomina más normales eran poco más de veinte, por lo que se repetían muchísimo: Cayo, Tiberio, Tito, Marco, Publio, etc. De la lista de praenomina habitual en su familia, el padre le ponía uno a su hijo en el noveno día después de su nacimiento, el dies lustricus. Entonces existía la costumbre de que el padre le diera su propio praenomen a su primer hijo nacido. Así, Lucio significaba ‘nacido de día’; Manio, ‘nacido en la mañana’; Quinto, Sexto Décimo, Póstumo, etc. indicaban la sucesión en la familia.

Pero lo que importaba en Roma no era tanto quien se era o qué nombre y apellidos se adoptaban, sino dónde estaba situado a nivel social, a qué estirpe se pertenecía. Y ahí cobraba verdadero protagonismo el nomen, o nombre de la familia.

Terminaba originalmente en -ius, sufijo conservado con devoción por las familias patricias. Pertenecía por costumbre a todos los relacionados con una gens, tanto fuesen romanos patricios o plebeyos.

Las mujeres normalmente recibían el nombre de la gens familiar, lo que daba lugar a muchas confusiones. Las mujeres de la gens Cornelia por ejemplo, se llamarían todas ellas Cornelia. Para distinguirlas se usaban números ordinales como Prima o Tercia, o los comparativos Mayor y Menor, o sufijos diminutivos como -ila: Livila, de la gens Livia. Con el tiempo, muchas mujeres adoptaron el cognomen o apellido de la rama familiar, por ejemplo Pompeya Magna.

El cognomen era el tercer nombre de un ciudadano romano. Servía para diferenciar ramas familiares dentro de cada estirpe o gens. Con normalidad, tenía que ver con un atributo físico como Estrabón, ‘bizco’, Rufo, ‘pelirrojo’ o César, ‘velludo’.

También podía conseguirse un cognomen por proezas militares, como Torcuato,‘el que ganó una torques’, Africano por vencer en África, Asiático por triunfar en una campaña en Asia, etc.

Había algunos romanos que se ganaron el cognomen no por una hazaña, sino por una pifia, como el cónsul Cneo Pompeyo, que perdió una batalla naval y fue capturado por los cartaginenses, lo que le valió el sobrenombre de Asina, ‘burra’. A diferencia del resto de nombres, éste no se heredaba.

e ese modo, un nombre romano completo adoptaría una forma como Publio Cornelio Escipión, es decir, Publio de la gens Cornelia de la rama de los Escipiones, o Cayo Julio César, Cayo de la gens Julia de la rama de los Césares.

En las relaciones cotidianas se utilizaba el cognomen con el praenomen delante para un tratamiento enfático.

Cuando un romano era adoptado por otra persona, algo muy común, tomaba su nombre, al que añadía su cognomen con el sufijo -anus. Así, cuando Octavio fue adoptado por Julio César se

convirtió en Cayo Julio César Octavianus (más conocido por su título imperial de Augusto).

Un nombre adicional, a veces llamado cognomen ex virtute,era a menudo concedido por aclamación a un gran estadista o general victorioso, y era colocado detrás de su cognomen.

Uno de los casos más curiosos de estas características es el que se asocia con Trajano, el primer emperador hispano de Roma.

Y es que una gran solemnidad como era la de que aquel vigoroso romano incluía más de tres nombres. El suyo llegó a abarcar hasta 17 apelativos, entre nombre y títulos diferentes, que se añadieron al Marcus Ulpius Traianus original:

Imperator-Caesar-Divi-Nervae-Filius (hijo del divino Nerva)-Marcus-Ulpius-Nerva (su mentor y protector)-Traianus-Optimus-Augustus-Fortissimus (títulos honoríficos)-Princeps-Germanicus-Dacicus-Parthicus (vencedor de aquellos enemigos)-Maximus.

Vale, ya se me ha ido de las manos la longitud de la sección, pero entender esto me parece fundamental para asimilar mejor el libro. Lo dicho, la gens Julia que enraíza con el mismísimo Eneas por ser formada por Julo o Ascanio, hijo de Eneas que lo trajo a la península itálica después de la caída de Troya, y que fundó Alba Longa. Otro tema interesante que no me da tiempo a tratar es el de las tribus que formaron

Roma y que organizó Rómulo pero que lo dejo ahí para que lo busquéis si os interesa, ya que marca la política y la organización de Roma. Os dejo una pequeña muestra.

Anexo:Tribus romanas:

https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Tribus_romanas

 

Si, en el recuadro hablan de la época monárquica pero veis lo de los patronos que forman el patriciado, el Consejo de Ancianos o Senado y los patricios que expulsan al último rey de Roma, Tarquinio el Soberbio? Pues son los mismos, o mejor dicho sus descendientes, los que siguen manejando el poder en Roma más o menos, y en estas aparece nuestro primer hombre de Roma, que no es otro que un patricio rural, que en contra de las costumbres no sabía griego (si que lo sabía pero no tenía un acento perfecto con lo que ya no cumplía), pero muy inteligente, gran estratega y con una tremenda ambición, hablo de Cayo Mario, así a pelo, sin cognomen, aunque se le podría llamar “el reformador”, reformó las legiones romanas de arriba a abajo dejando a los plebeyos servir en el ejercito romano y estructurándolas para hacerlas mas eficientes y eficaces, creando a las mulas de Mario, pero sin duda es mas conocido como “el siete veces cónsul” algo inaudito en la Roma republicana que después de vivir el absolutismo de los reyes no quería bajo ningún concepto que una sola persona acaparara el poder.

 

 

Bien, ya tenemos al prota del libro y del que yo personalmente no conocía mucho, sabia lo de la reforma de las legiones y sus siete consulados, pero no como lo había hecho como le da un giro a una roma anquilosada que había perdido batallas, guerras y hombres, sobre todo hombres, por que habían sido dirigidos por gente que no valían mas que su nombre y el de su gens y no estaban capacitados para manejar ejércitos. Un gran reformador y magnífico estratega, tal vez no tan buen político aunque doblegó al senado durante una época, todo un personaje.

Y aprovecho para enlazar con el programa de esta semana de nuestros bibliotecarios en la sección “Por los Dioses” de Sergio se habla de las condecoraciones o recompensas en las legiones y hay en la novela un momento donde se hace entrega de condecoraciones con toda la pompa y ritual que describe Sergio en el programa. Pues en ese pasaje se exponen a las legiones de proletari las que tiene Cayo Mario en la guerra contra Yugurta en Numidia y como veis son unas pocas y todavía no ha ido a luchar contra los germanos:

“Allí estaban, colocadas todas en el estrado a sus espaldas, las condecoraciones de Cayo Mario: seis lanzas de plata por muerte al enemigo en combate en seis ocasiones, un estandarte vexíllum rojo bordado en oro y con flecos de oro por dar muerte a varios hombres en un solo combate en la misma ocasión, dos escudos con incrustaciones de plata con la forma ovalada antigua por resistir tenazmente en una posición. Luego estaban las condecoraciones que portaba: coraza de cuero endurecido en lugar de la normal de bronce plateado de oficial mayor, y sobre ella llevaba sus phalerae en los arneses con incrustaciones de oro, nada menos que tres juegos de nueve de oro, dos en el pecho y uno a la espalda; seis torcas de oro y cuatro de plata, pendientes de correillas en hombros y espaldas, así como brazos y muñecas llenos de pulseras, armillas de oro y plata. Luego estaban las coronas. En la cabeza llevaba la corona cívica de hojas de roble, concedida a quien hubiese salvado la vida de sus compañeros, resistiendo en el lugar de la hazaña hasta el final de la batalla; dos coronas más de hojas de roble colgaban de dos lanzas de plata, como muestra de haber ganado la corona cívica nada menos que tres veces; en otras dos lanzas de plata colgaban dos coronas de oro en forma de hojas de laurel, por su notable valor; en la quinta lanza pendía una corona miira!:s de oro con almenas por haber sido el primero en escalar las murallas de una ciudad enemiga, y de la sexta lanza colgaba una corona vallarís de oro, ganada por haber sido el primero en saltar la valla de un campamento enemigo.”

MARIO » EL TERCER FUNDADOR DE ROMA_ http://gabriel-scipio.blogspot.com.es/2011/02/mario-el-tercer-fundador-de-roma.html

Pero no es el único que sale, también esta Lucio Cornelio Sila, el futuro dictador Sila, de la gens Cornelia pero venida a menos y pobres hasta decir basta, y como de la mano de Mario y gracias a estar unido a la familia Julia por matrimonio (como Mario, son cuñados), va ascendiendo en la sociedad romana; bueno algo mas hace para ascender pero no lo voy a contar todo. También tenemos, por decir nombres famosos o conocidos, a Quinto Sertorio, sobrino de Mario y que fundó su nueva “Roma” mas adelante en Osca con su senado y su Academia de Latinidad.

Y ya está, no voy a contar mas del libro, solamente que a mí me ha gustado, que cuando he tenido oportunidad le he metido tacadas de 100 o 200 páginas sin ningún esfuerzo. ¿Que queréis batallas? Tiene batallas. ¿Que no solo son batallas? También, esta la vida cotidiana de diversas familias romanas, con sus diferentes maneras de ver y actuar en esa Roma tardorepublicana (siempre he querido decir un palabro así), como funcionaba la política y como se relacionaban mediante influencias y favores (no hemos inventado nada) y para mí enriquece mucho el libro.

De la escritora no voy a decir mucho mas de lo que ya he dicho, que se llamaba Colleen McCullough, que australiana y que aparte de escribir novelas históricas escribió novelas románticas, como El Pájaro Espino (menudo pájaro el Chamberlain en la serie, je), pero si que os dejo el enlace de la wiki para que le echéis un vistazo.

Colleen McCullough (https://es.wikipedia.org/wiki/Colleen_McCullough )

Colleen Margaretta McCullough[1]​[2]​ (Wellington, Nueva Gales del Sur, Australia, 1 de junio de 1937 – isla Norfolk, Australia, 29 de enero de 2015)[3]​ fue una escritora australiana de novelas románticas e históricas. Obtuvo gran fama por su novela The Thorn Birds de 1977, llevada a la televisión con el título de El pájaro canta hasta morir o El pájaro espino.[4]​

Pero no es el único que sale, también esta Lucio Cornelio Sila, el futuro dictador Sila, de la gens Cornelia pero venida a menos y pobres hasta decir basta, y como de la mano de Mario y gracias a estar unido a la familia Julia por matrimonio (como Mario, son cuñados), va ascendiendo en la sociedad romana; bueno algo mas hace para ascender pero no lo voy a contar todo. También tenemos, por decir nombres famosos o conocidos, a Quinto Sertorio, sobrino de Mario y que fundó su nueva “Roma” mas adelante en Osca con su senado y su Academia de Latinidad.

Y ya está, no voy a contar mas del libro, solamente que a mí me ha gustado, que cuando he tenido oportunidad le he metido tacadas de 100 o 200 páginas sin ningún esfuerzo. ¿Que queréis batallas? Tiene batallas. ¿Que no solo son batallas? También, esta la vida cotidiana de diversas familias romanas, con sus diferentes maneras de ver y actuar en esa Roma tardorepublicana (siempre he querido decir un palabro así), como funcionaba la política y como se relacionaban mediante influencias y favores (no hemos inventado nada) y para mí enriquece mucho el libr

De la escritora no voy a decir mucho mas de lo que ya he dicho, que se llamaba Colleen McCullough, que australiana y que aparte de escribir novelas históricas escribió novelas románticas, como El Pájaro Espino (menudo pájaro el Chamberlain en la serie, je), pero si que os dejo el enlace de la wiki para que le echéis un vistazo.

Colleen McCullough

Colleen Margaretta McCullough[1]​[2]​ (Wellington, Nueva Gales del Sur, Australia, 1 de junio de 1937 – isla Norfolk, Australia, 29 de enero de 2015)[3]​ fue una escritora australiana de nove

Y ya está, esta vez si, termino la sección de hoy agradeciendo en este caso a Sergio que recomendara este libro entre otros, que lo elegí por que hasta ahora no había tocado Roma en la sección y ya iba tocando y repito que a mí me ha gustado mucho, si os vale de algo.

Por otra parte y muy a mi pesar, no puedo decir cuando será la próxima elección del mochuelo, me han metido un curso en el trabajo y voy a andar muy pillado de tiempo como para comprometerme a dar fechas, ahora elfo y Cande me matan, por que les fastidio el pergamino con el curro que les da, perdón, perdón. El resto no hace falta que festejéis a lo loco la ausencia de mi sección, volveré

Pero eso si, antes os dejo cual será mi próximo libro, sea cuando sea, HHhH de Laurent Binet, recomendado por nuestra entrevistadora Lu @Soinua, así que me espero sangre, muerte y destrucción. Ahora en serio he leído un poco la sinopsis y tiene una pinta estupenda. Hasta pronto.