4.- (E.O.) Real Fábrica de Municiones de Egui.

El edificio que os presento hoy tiene un pasado innovador que data del siglo XVIII dentro de los nuevos conceptos de industria moderna.

#Navarra

Real Fábrica de Municiones de Egui.

Los restos que se pueden contemplar en la comarca de Olaberri se alzaron en el año 1766 sobre otros talleres más antiguos, y dentro de la línea reformista de los Ministros de Carlos III, aparece el nuevo concepto de industrias, las llamadas Fábricas conjunto de diversas dependencias destinadas a un único tipo de producción, cuya propiedad pasa en muchos casos de manos particulares, a las del propio Rey.

A pesar de que esta industria pionera fué clave para la Corona en el XVIII, existían antecedentes del pasado armero de Egui que llegó a contar con tres ferrerías. Se cerraba una y se abría otra, porque se agotaban los recursos madereros próximos.

En este sentido la Real Fábrica de municiones de Egui fué pionera en su género y experimentó nuevos modelos de trabajo.

En sus 10.000 m2 de superficie reunía carboneras, hornos, moldería, talleres de calibrado, limpieza de municiones y otras actividades articuladas en tres líneas paralelas de construcciones a distinto nivel, además de canalizaciones, puentes y una zona destinada a viviendas para los operarios.

Llegaron a vivir en ella alrededor de 500 personas que contaban con escuela, médico e iglesia propia, siendo los primeros operarios franceses, a los que se envió protección militar con el objeto de que ni de por vino u otros motivos, pudieran alborotar y pelear entre ellos mismos y los del país.

Más adelante se incorporan vecinos de la zona y de este periodo se conservan listados de sanciones económicas, que se aplicaron por negligencia, mal uso de las instalaciones, juego, escándalos y apuestas nocturnas.

Tal vez estas «jaranas» eran para compensar de alguna manera sus duras condiciones de vida….sueldos bajos y un encarecimiento de los alimentos por las dificultades del transporte.

El problema que suponía su aislamiento afectaba a la producción y llegó a plantearse la posibilidad de hacer el Arga navegable, proyecto que se rechazó por complejo y caro.

Finalmente se creó un camino que enlazaba la Fábrica de Armas de Orbaiceta con la de Egui, y que continuaba hasta Irurita, donde el material embarcaba en gabarras que seguían el cauce del Bidasoa hasta el Cantábrico.

Funcionó a pleno rendimiento hasta finales del XVIII realizando principalmente fundición de bombas y balerío de distintos calibres.

En octubre de 1794 la Guerra de la Convención trajo tropas francesas revolucionarias, que tras una dura batalla de más de 200 muertos y 700 prisioneros, tuvo como consecuencia la desmantelación de la fábrica de Egui y que junto con la de Orbaizeta, sufrió importantes daños. Sin embargo la de Orbaizeta, sí reanudó su actividad al finalizar la guerra.

La de Egui nunca recuperaría su producción, por lo que en un informe redactado en 1843, se constató su estado ruinoso y fue definitivamente abandonada, pero sus restos pueden contemplarse ocultos bajo la maleza, en el hayedo de Quinto Real.

 

#Gerra de la Convención

1793-1795.

Fue declarada a España por la Convención, nombre de la Asamblea Francesa que gobernaba en el país vecino, y que decidió el 17 de enero la ejecución de Luis XVI.

Afectó especialmente a Navarra así como a otras regiones pirenáicas por ser el escenario de la contienda. Su declaración se justificó por el apoyo del rey español Carlos IV( VII de Navarra) prestado a la causa del francés para salvarlo a toda costa.

El 7 de marzo los generales españoles la plantearon en tres frentes:

Uno en Cataluña al mando del general Ricardos, otro en Aragón con el príncipe de Castellfranco, y el tercero en Guipúzcoa y Navarra con Ventura Caro a su frente, este último con 30.000 hombres.

En principio los españoles tomaron la iniciativa. Los soldados franceses habían ocupado Zugarramurdi e iniciaron la invasión del Baztan, pero la toma de Chateu-Pignon por las armas españolas, aconsejó su repliegue e incendiaron Urdax y Zugarramurdi, y ya en el año 1794 la guerra cambió de signo como consecuencia de la reorganización del ejército republicano francés, que nos lleva a la desmantelación y abandono de la fábrica de Egui, a causa de la batalla librada.

Y hasta aquí la presentación de esta magnífica construcción que como muchas otras permanece en el olvido.