3.- Mochuelos Viajeros

 

Siguiendo con las peticiones de ciudades del mundo para visitar,conocer su historia,etc .Hoy os traemos una de las ciudades más importantes del mundo por su peso a nivel histórico : Jerusalén

Jerusalén (en hebreo, יְרוּשָׁלַיִם‎ Yerushaláyim en árabe, القـُدْس al-Quds es la capital de Israel y su ciudad más grande y poblada, con 865 700 (CBS, 2017) residentes en un área de 125,1 kilómetros cuadrados. Situada en los montes de Judea, entre el mar Mediterráneo y la ribera norte del mar Muerto, se ha extendido bastante más allá de los límites de la Ciudad Vieja.

El estatus de la parte oriental de la ciudad, conquistada en 1967 por Israel, se encuentra disputado, ya que en este sector —referido habitualmente como Jerusalén Este o Jerusalén Oriental, que incluye la Ciudad Vieja— es donde el Estado de Palestina pretende establecer su capital. Israel discute las reclamaciones palestinas y, tras la Guerra de los Seis Días, considera la ciudad como un todo unificado y un mismo municipio, declarándola como su capital «eterna e indivisible» mediante la Ley de Jerusalén en 1980. Esta anexión ha provocado un amplio rechazo en la comunidad internacional, materializado en la resolución 478 del Consejo de Seguridad de la ONU, que la consideró contraria al Derecho internacional, y en señal de protesta por este acto unilateral los Estados miembros de las Naciones Unidasacabaron por trasladar sus embajadas a Tel Aviv, tal como pedía la resolución.

Jerusalén es una de las ciudades más antiguas del mundo, habitada por los jebuseos antes de la llegada de las tribushebreas a Canaán a principios del siglo XIII a. C. Según la tradición fue la antigua capital del Reino de Israel y del Reino de Judá, y siglos más tarde del reino franco de Jerusalén. Es considerada la ciudad más sagrada para el judaísmo y el cristianismo, y es la tercera ciudad más sagrada del islam.

La Ciudad Vieja de Jerusalén fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1981.

HISTORIA

Antigüedad

Las pruebas cerámicas indican la ocupación de Ofel, dentro de lo que es actualmente Jerusalén, en una fecha tan temprana como es la Edad del Cobre, cerca del IV milenio a. C.,910 con evidencias de un asentamiento permanente en los primeros siglos de la Edad del Bronce temprana (c. 3000-2800 a. C.). Ann Killebrew demostró que Jerusalén era una ciudad grande y amurallada en las etapas MB IIB y IA IIC (entre 1800-1550 y 720-586 a. C.); durante la Edad de Bronce tardía y las edades IA I y IIA/B Jerusalén era un pueblo sin amurallar y relativamente insignificante.

Los escritos más tempranos que hacen referencia a la ciudad son los agrupados en los Textos de Execración de Berlín y Bruselas (c. siglo XIX a. C., que se refieren a una ciudad llamada Roshlamem o Rosh-ramen) y en las Cartas de Amarna (c. siglo XIV a. C., se refieren a Urusalem «ciudad de paz»).

Algunos arqueólogos, incluyendo a Kathleen Kenyon, creen que Jerusalén fue una ciudad fundada por un pueblo semítico occidental, con asentamientos organizados alrededor del siglo XXVI a. C. De acuerdo a una tradición judía, Jerusalén fue fundada por Sem y Eber, ancestros de Abraham. Según el relato bíblico, Melquisedec (rey justo) era el rey de Salem, sacerdote de Dios, y presentó pan y vino a Abraham, quien era un arameo nómada, y lo bendijo y a su vez Abraham le dio diezmo;Salem es identificada con Jerusalén;los jebuseos controlaban la ciudad (Jebús) hacia el siglo XI a. C., cuando David la conquistó.

Estatua Rey David en Jerusalem

Rey Ciro II el Grande

Rey Salomón

Según la tradición, en torno al año 1004 a. C. el rey David de Israel y de Judá conquistó Jerusalén a los jebuseos por medio de un contingente enviado a través de un manantial subterráneo, y la convirtió en capital de su reino unificado. David la renombró como Ir David («Ciudad de David»), y sus restos se ubican al sudoeste de la actual Ciudad Vieja, en la llamada Colina Ophel del barrio de Silwan. Este yacimiento fue descubierto y excavado por la Palestine Exploration Fund entre 1923 y 1925. El descubrimiento por parte de Kathleen Kenyon de muros jebuseos y davídicos de la antigua Jerusalén, así como excavaciones más recientes de la denominada «gran estructura de roca», tienden a ser interpretadas por algunos arqueólogos como confirmaciones de los textos bíblicos sobre la conquista de la ciudad jebusea por David

Su hijo Salomón extendió la ciudad, ampliando las murallas y construyendo en pocos años el Templo de Jerusalén, destinado a contener el Arca de la Alianza y las Leyes que, según el Antiguo Testamento y el Tanaj, Yahvé otorgó a Moisés en dos tablas de piedra en el Monte Sinaí. Éste sería el único templo que permitiría la ley religiosa hebrea consagrado al culto yahvista, si bien parece que existió otro templo en la isla Elefantina, en el curso medio del río Nilo, fundado en torno al 650 a. C. por una comunidad judía emigrada antes del reinado de Josías (640-609 a. C.).

Tras la separación de Israel y Judá en el 922 a. C., Jerusalén pasó a ser la capital del reino de Judá, mientras que Samaria se convirtió en la capital de Israel. Tras diferentes avatares en su historia, en las que ejerció de capital del reino independiente de Judá, conoció posteriormente distintas etapas de dominación extranjera, primero bajo la influencia de los asirios, que sometieron al reino de Judá al pago de tributo, y luego directamente por los babilonios(597-546 a. C.) que tomaron y arrasaron la ciudad, deponiendo al último rey, desterrando a la clase dirigente a Babilonia y destruyendo el Templo en julio del año 587 a. C.

En el año 539 a. C. el rey persa Ciro II el Grande conquistó el Imperio babilónico y permitió el regreso de las comunidades judías deportadas a la provincia de Judá; éstas regresaron a Jerusalén y reconstruyeron la ciudad y el Templo. La construcción del Segundo Templo terminó en el año 516 c. C., durante el reinado de Darío el Grande, 70 años después de la destrucción del primero.

Poco después del 485 a. C. Jerusalén fue asediada, conquistada y en gran parte destruida por una coalición de estados vecinos. Alrededor del año 445 a. C., el rey Artajerjes I de Persia emitió un decreto por el que permitía la reconstrucción de la ciudad y de sus murallas. Jerusalén recuperó su papel como capital de Judá y centro del culto judío.

En 332 a. C. Alejandro Magno conquistó el Imperio persa y la ciudad no sufrió destrucciones. A la muerte de Alejandro, Judá (o Judea) y Jerusalén pasaron a quedar en manos de la dinastía ptolemaica bajo el reinado de Ptolomeo l. En el año 198, el imperio seléucida tomó el control de la ciudad liderado por Antíoco III. Sin embargo, el intento por parte de los seléucidas de helenizar Jerusalén llegó a su fin con el triunfo de la rebelión de los macabeos, encabezada por Matatías y sus cinco hijos contra Antíoco IV Epífanes. Con la toma de control de los asmoneos, Jerusalén se convertiría en la capital de su reino y conocería un periodo de relativa independencia, si bien sería conquistada, junto con todo el reino, por las tropas romanas de Pompeyo en el 64 a. C. después de derrotar a los restos del Imperio seléucida. Jerusalén sufrió el asedio y la conquista romana, con su anexión a la República romana. Sin embargo, poco después de la conquista romana llegó una invasión parta en apoyo de un contendiente rival al trono asmoneo, y de la lucha entre las fuerzas pro-romanas y las pro-partas emergería un líder idumeo llamado Herodes. Cuando Roma prevaleció en la disputa con los partos, instaló a Herodes como rey de un estado cliente. Herodes I el Grande restauró y embelleció la ciudad construyendo murallas, torres y palacios, así como expandiendo el Templo, apuntalando el patio con bloques de piedra de más de 100 toneladas de peso. Bajo su mandato se dobló la superficie del Templo, del que todavía queda en pie una parte llamada Muro de las Lamentaciones, de gran importancia en la religión judía.

Arca de la alianza

Templo Salomón

Rey Salomón

Herodes

Herodes

Muro de las lamentaciones

Muro de las lamentaciones

Puerta de Herodes

Poco después de la muerte de Herodes, en el año 6 d. C., Roma asumió el control directo de lo que pasó a denominarse la Provincia de Judea, aunque la dinastía herodiana siguió sirviendo al Imperio como reyes clientes de territorios vecinos hasta el 96 a. C. A partir del año 33 d. C. aproximadamente existió una iglesia cristiana creciente en Jerusalén, donde además se celebró el denominado Concilio de Jerusalén alrededor del año 49 d. C.

En el año 66 tuvo lugar la primera guerra judeo-romana, que supuso el asedio y la toma de la ciudad por parte de Tito en el año 70, lo que derivó en la devastación de gran parte de la ciudad y en la segunda destrucción del Templo de Jerusalén. El historiador contemporáneo Flavio Josefo describió la destrucción de la ciudad afirmando que «la ciudad fue tan metódicamente arrasada por aquellos que la demolieron hasta sus cimientos que nada quedó en ella que pudiese persuadir al visitante de que aquello había sido alguna vez un lugar habitado». El proyecto de reconstrucción de Adriano como una ciudad completamente romana (Aelia Capitolina) desencadenó la rebelión de Bar Kojba entre los años 132 y 135, que una vez aplastada dio inicio a la diáspora judía.

Aelia Capitolina

Tras su victoria contra los judíos, el emperador romano Adriano unificó la Provincia de Judea con varios territorios vecinos y la rebautizó con el nombre de Siria Palestina. La ciudad de Jerusalén fue renombrada como Aelia Capitolina y reconstruida al estilo de una ciudad romana, y a los judíos se les prohibió el acceso a la ciudad so pena de muerte, con la excepción de un día al año, el Tisha B’Av. Estas medidas, que se aplicaron también a los judíos cristianos, tendieron a secularizar la ciudad y se mantuvieron hasta bien entrado el siglo VII, si bien los cristianos ganaron su exención a la prohibición de entrar en Jerusalén tan pronto como Constantino I, el primer emperador romano de creencias cristianas, ordenó la construcción de templos cristianos en la ciudad, incluida la Iglesia del Santo Sepulcro en 326. Los únicos restos de enterramientos durante el periodo de control bizantino de la ciudad son cristianos, lo que parece sugerir que la ciudad estuvo exclusivamente habitada por cristianos mientras permaneció gobernada por Constantinopla.

Edad Media

El destino de Jerusalén siguió ligado a sucesivas conquistas y conflictos, formando parte del Imperio bizantino, dentro del cual fue una de las cuatro sedes de mayor importancia religiosa doctrinal del cristianismo, junto con Constantinopla, Antioquía y Alejandría.

El año 614 el Imperio sasánida conquistó la ciudad mediante un firme asedio de 21 días. Las crónicas bizantinas cuentan que los sasánidas y los judíos que luchaban con ellos masacraron a decenas de miles de cristianos en la ciudad, muchos de ellos en el embalse de Mamilla, y destruyeron sus monumentos e iglesias, incluida la Iglesia del Santo Sepulcro.Este episodio de la historia jerosolimitana ha generado muchos debates entre los historiadores. Los sasánidas regirían la ciudad hasta el año 629, cuando las tropas bizantinas del emperador Heraclio la recuperaron.

La Jerusalén bizantina fue conquistada por los ejércitos árabes de Umar ibn al-Jattab en el año 638.23 Entre los musulmanes de la primera época del Islam se la conocía como Madinat bayt al-Maqdis («Ciudad del Templo»), lo que hacía alusión solamente al Monte del Templo. El resto de la ciudad «…era conocida como Iliya, en referencia al nombre romano asignado a la ciudad tras su conquista en el año 70ː Aelia Capitolina». Posteriormente, el Monte del Templo pasó a conocerse como al-Haram al-Sharif («El Noble Santuario»), mientras que la ciudad a su alrededor se denominaba Bayt al-Maqdis, y algo más tarde como al-Quds al-Sharif («La Sagrada, Noble»). La relación del Islam con Jerusalén comenzó en el año uno de la Hégira (623), cuando a los musulmanes se les dijo que debían mirar hacia la ciudad cuando realizasen sus oraciones diarias y, según la tradición musulmana, tuvo lugar el viaje nocturno de Mahoma y su ascenso a los cielos. Trece años después, la quibla (dirección hacia la que los musulmanes oran) cambió a La Meca.

Tras la conquista musulmana de Jerusalén en el año 638 se permitió a los judíos permanecer en la ciudad. Por otro lado, el califa ortodoxo Umar ibn al-Jattab firmó un tratado con el Patriarca cristiano de JerusalénSofronio, en el que le aseguraba que la población y los lugares sagrados cristianos quedarían bajo la protección de los gobernantes musulmanes. Según la tradición árabe-cristiana, cuando llevaron al califa Umar a rezar en la Iglesia del Santo Sepulcro, uno de los lugares más sagrados para los cristianos, este se negó a orar para que los musulmanes no le demandaran la conversión de la iglesia en mezquita. Rezó fuera de la iglesia, justo en el lugar donde la Mezquita de Omar se encuentra hoy en día. El obispo galo Arculfo, que vivió en la ciudad entre 679 y 688, describió la Mezquita de Omar como una estructura rectangular de madera construida sobre ruinas que podía alojar a 3.000 fieles.

A finales del siglo VII, el califa omeya Abd al-Malik encargó la construcción de un santuario en el Monte del Templo, conocida a día de hoy como la Cúpula de la Roca. Dos de los más distinguidos habitantes de Jerusalén durante el siglo X fueron el geógrafo Al-Muqaddasi y el médico Al-Tamimi. El primero de estos escribió que Abd al-Malik construyó el edificio en el Monte del Templo para competir con la grandeza de las monumentales iglesias de Jerusalén.En 710 se terminó de erigir la mezquita de Al-Aqsa.

Cúpula de la Roca

Mezquita Al-Aqsa

Puerta de Jaffa

Puerta de los Leones

Puerta de Sion

Puerta Dorada

A lo largo de gran parte del dominio otomano, Jerusalén siguió siendo un centro provincial con gran importancia religiosa que no se beneficiaba de la principal ruta comercial entre Damasco y El Cairo. El libro de referencia inglés «Modern history or the present state of all nations», escrito en 1744, afirmaba que «Jerusalén todavía es reconocida como la capital de Palestina, por mucho que haya decaído de su antiguo esplendor». Los otomanos trajeron consigo muchas innovaciones, y entre los primeros síntomas de modernización de la ciudad se introdujeron modernos sistemas postales gestionados por los diversos consulados y servicios regulares de diligencias y carruajes.A mediados del siglo XIX, los otomanos construyeron la primera carretera pavimentada entre Jaffa y Jerusalén, mientras que el ferrocarril llegó a la ciudad hacia el año 1892.

Cuando el egipcio Mehmet Alí conquistó la ciudad en 1831, las misiones diplomáticas y los consulados comenzaron a asentarse en la Jerusalén. En 1836, Ibrahim bajá permitió a los judíos de Jerusalén restaurar cuatro importantes sinagogas, entre ellas la sinagoga Hurva.Durante la revuelta de campesinos que convulsionó Palestina, Qasim al-Ahmad dirigió sus fuerzas desde Nablus y atacó Jerusalén ayudado por el clan Abu Gosh, y entró en la ciudad el 31 de mayo de 1834. Los cristianos y judíos de la ciudad sufrieron diversos ataques. El ejército egipcio de Ibrahim derrotó a las fuerzas de Qasim en Jerusalén al mes siguiente.

Aunque los otomanos reinstauraron su control sobre la ciudad en 1840, muchos musulmanes egipcios permanecieron en Jerusalén y judíos provenientes de Argel y de otras partes del norte de África comenzaron a asentarse en la ciudad en números cada vez mayores.​ Durante las décadas de 1840 y 1850, las grandes potencias internacionales comenzaron un tira y afloja en Palestina buscando aumentar la protección de las minorías religiosas de la zona, una Según el cónsul prusiano, la población en 1845 era de 16.410 habitantes, de los que 7.120 eran judíos, 5.000 musulmanes y 3.390 cristianos, además de 800 soldados turcos y 100 europeos. El número de peregrinos cristianos creció bajo el control otomano y la población de la ciudad se doblaba al llegar la Pascua.

Jerusalén otomano

Jerusalén otomano

En la década de 1860, nuevos barrios comenzaron a desarrollarse fuera de las murallas de la Ciudad Vieja para alojar a los peregrinos y para aliviar la importante superpoblación y las deficientes instalaciones sanitarias dentro de la ciudad. El Complejo Ruso y Mishkenot Sha’ananim fueron fundados en 1860; este último fue erigido gracias a la donación del filántropo Moisés Montefiori, quien financió la construcción en la zona de siete molinos de viento —hoy en día quedan sólo dos—, para incentivar a los pobladores a salir de las murallas y sumarse a los nuevos barrios. En los años y décadas siguientes se construyeron Mahane Israel (1868), Nahalat Shiv’a (1869), la Colonia Alemana (1872), Beit David (1873), Mea Shearim (1874), Shimon HaZadiq (1876), Beit Ya’aqov (1877), Abu Tor (década de 1880), la Colonia Sueco-Estadounidense (1882), Yemin Moshe (1891), y Mamilla y Wadi al-Joz en torno al final del siglo. En 1867, un misionario estadounidense anotó que la población aproximada de Jerusalén estaba «por encima» de los 15.000 habitantes, con entre 4.000 y 5.000 judíos y 6.000 musulmanes.

Cada año llegaban alrededor de 6.000 peregrinos cristianos rusos. En 1874, Jerusalén se convirtió en el centro de un distrito administrativo especial llamado el Mutasarrifato de Jerusalén, independiente del Valiato de Siria y bajo la autoridad directa de Estambul.​

Yemin Moshe

Molino Montefiori Jerusalem

Mandato británico

En 1917 los ejércitos británicos desplegados en Egipto, liderados por el general Edmund Allenby, avanzaron por la costa oriental del mar Mediterráneo y capturaron la ciudad tras vencer la fuerte resistencia otomana durante la campaña del Sinaí y Palestina en el marco de la Primera Guerra Mundial.

Finalizada dicha contienda, con la derrota del Imperio Otomano, la Sociedad de Naciones otorgó los territorios de Palestina, Transjordania e Irak al Reino Unido en calidad de mandato. Los británicos no pudieron calmar las crecientes hostilidades entre la población civil judía y árabe. Los grupos paramilitares judíos se opusieron al régimen británico, puesto que reclamaban un Estado judío independiente y la libre entrada de refugiados judíos de Europa, perseguidos por la Alemania nazi. Por su parte, la población árabe protestaba tanto contra la presencia de las tropas británicas, a las que consideraban una potencia colonial, como contra la creciente llegada de inmigrantes judíos, algo que en ocasiones derivaba en protestas violentas (como, por ejemplo, el pogromo de Jerusalén de 1920) o incluso en levantamientos armados, siendo el más representativo de estos la revuelta árabe de Palestina que tuvo lugar entre 1936 y 1939. En 1925 fue fundada la Universidad Hebrea de Jerusalén en el Monte Scopus, con la clase inaugural dictada en alemán por Albert Einstein.

Progromo Jerusalem 1920

Progromo Jerusalem 1920

Progromo Jerusalem 1920

Allenby

Jerusalem durante el mandato británico

La tensión entre británicos y judíos aumentó tras el final de la Segunda Guerra Mundial, al terminar la colaboración entre judíos y británicos en la lucha contra los nazis, y al agravarse las restricciones británicas a la inmigración judía, fijadas en el «Libro Blanco». El 22 de julio de 1946 el Irgún, liderado por Menájem Beguín, atentó contra el ala sur del Hotel Rey David, donde se encontraba la base del Secretariado Británico, sede del mando militar y la División de Investigación Criminal (sección especial de la policía). El atentado se saldó con 91 muertos, 17 de ellos judíos, en uno de los mayores atentados ocurridos durante el Mandato británico de Palestina.

Atentado hotel Rey David

Atentado hotel Rey David

División y reunificación

El territorio del Mandato británico de Palestina fue sometido a una partición aprobada por la Asamblea General de la ONU el 29 de noviembre de 1947, en la que se establecían dos Estados, uno árabe y otro judío, quedando la ciudad de Jerusalén internacionalizada. La resolución establecía: «La ciudad de Jerusalén se establecerá como un corpus separatum bajo un régimen internacional especial y será administrada por las Naciones Unidas». Precisaba que la ciudad de Jerusalén incluiría la municipalidad de Jerusalén y las ciudades y pueblos de su periferia, siendo el más oriental Abu Dis, el más meridional Belén, el más occidental Ein Karim (incluyendo el área urbanizada de Motsa) y el más septentrional Shufat.60​ La propuesta fue aprobada por las autoridades judías pero rechazada tanto por la población árabe de Palestina como por los líderes de los países árabes circundantes, dando inicio al día siguiente a una guerra civil.

SS Exodus, transportando judíos desde Francia a Palestina

Desde mediados de enero de 1948, los cerca de 100 000 habitantes judíos de Jerusalén (tanto de la parte oeste como de la este) fueron sometidos a un intenso asedio por parte de las tropas árabes. En medio de los enfrentamientos, la administración británica abandonó Palestina el 15 de mayo de 1948, fecha en que expiraba el mandato británico y un día después de que David Ben Gurión leyese la Declaración de independencia de Israel en el Museo de Tel Aviv. Al día siguiente los países árabes vecinos iniciaron la invasión del Estado de Israel, dando inicio así a la Guerra de independencia de Israel o Guerra árabe-israelí de 1948.

Nada más tomar la ciudad, los 2.000 habitantes del Barrio Judío de la Ciudad Vieja fueron expulsados en masa cuando la Legión Árabe la ocupó el 28 de mayo de 1948. El comandante jordano que lideró la operación informó a sus superiores: «Por primera vez en 1000 años no queda un solo judío en el barrio judío. Ni un solo edificio se mantiene intacto. Esto hace que el retorno de los judíos aquí sea imposible».​ Dos días después, la Sinagoga Hurva, construida originalmente en 1701, fue volada por la Legión Árabe de Jordania.

David Ben Gurion

El esfuerzo militar que permitió mantener abierto el camino entre Tel Aviv y Jerusalén, para evitar que los barrios judíos de la ciudad cayeran en manos jordanas, llevó varios meses de intensas luchas, y fue uno de los que más vidas les costó a Israel en toda su historia.

La partición prevista por la ONU nunca se llevó a cabo a efectos reales, debido a la guerra civil y a la posterior guerra árabe-israelí durante la cual Jerusalén fue ocupada por las tropas de Jordania e Israel, haciéndose los primeros con la ciudad vieja y los últimos con los barrios modernos. El conflicto dejó la ciudad dividida en dos, hasta su reunificación tras la Guerra de los Seis Días.

El armisticio árabe-israelí de 1949 se estableció sobre la base de la línea de demarcación, llamada Línea Verde, fijada por el avance militar de ambas partes. Dejaba la parte oeste del lado israelí, mientras que la parte este quedaba en manos de Jordania, incluyendo la Ciudad Vieja, pero con excepción de un enclave israelí en el Monte Scopus, donde se encontraba la Universidad Hebrea y el Hospital Hadasá, instituciones que suspendieron sus actividades en esa zona hasta después de la Guerra de los Seis Días. Entre los acuerdos que constituyen el armisticio, la resolución 303 de la Asamblea General de la ONU de 9 de diciembre de 1949 reafirmaba el estatuto internacional de Jerusalén tal como lo definía la resolución 181 de 1947.

Linea verde

Durante la administración árabe de diecinueve años, un tercio de los edificios del barrio judío fueron destruidos por los jordanos. Todas menos una de las cincuenta y tres casas de culto judío que existían en la Ciudad Vieja fueron destruidas. Las sinagogas fueron destruidas o saqueadas y despojados sus interiores para ser utilizados como gallineros o establos.

En 1948, antes de la creación del Estado de Israel, la Ciudad Nueva tenía una extensión de 19,3 km², frente a 0,8 km² de la Ciudad Vieja. La propiedad árabe en ella era del 40 %, la judía del 26,12 % y las comunidades cristianas del 12,86 %. Las propiedades del gobierno y la municipalidad eran del 2,9 %, el resto (17,12 %) correspondía a calles, carreteras y vías férreas. Como resultado del armisticio que siguió a la guerra de 1948, el 84 % de la ciudad moderna pasó a ser parte del estado de Israel. En esos poco más de 16 km², la propiedad árabe era del 33,69 % frente al 30 % de propiedad judía.

Guerra 6 días

Guerra 6 días, paracaidista israelí.

Guerra 6 días

En el primer día de la Guerra de los Seis Días, el ejército jordano atacó Jerusalén Oeste con tiros de mortero. La respuesta de Israel fue inmediata, y en solo 48 horas, su ejército aplastó a las falanges árabes, conquistando o recuperando, según las fuentes, la parte este de la ciudad y sus alrededores. El 7 de junio, penetraba en la Ciudad Vieja.

Planificación y reconstrucción

Nada más terminar la guerra, el Estado israelí redefinió los límites de Jerusalén, anexionando los 6,5 km² de la Ciudad Vieja y 64,5 km² de terrenos que pertenecían a 28 pueblos de los términos municipales de Belén y Ramala, en Cisjordania.

Del 10 de junio al 12 de junio de 1967, el Barrio Marroquí de la Ciudad Vieja fue destruido para crear una explanada al pie del Muro de las Lamentaciones a fin de acoger a los numerosos peregrinos judíos que se esperaban. La superficie que ocupaba fue anexada al Barrio Judío, iniciándose así la nueva planificación del barrio. ​ El alcalde de Jerusalén Oeste, Teddy Kollek, dio tres horas de plazo a los habitantes (unas 650 personas, 100 familias) ​ para que se llevaran sus pertenencias y desalojaran sus casas antes de que fueran demolidas. ​ El 29 de junio, el alcalde de Jerusalén Este, Ruhi al-Khatib, fue destituido. En abril de 1968, nueve meses más tarde, el ministerio israelí del Tesoro ofreció una indemnización de 200 dinares a las familias desplazadas, que fue rechazada por parte de ellos.

Explanada muro lamentaciones

Barrio judío

Barrio judío

Barrio judío

Barrio judío

Barrio judío

En los años que siguieron la guerra de 1967, unos 6000 árabes musulmanes y cristianos fueron desahuciados del Barrio Judío, a fin de proceder a la reconstrucción del área. La residencia en este barrio fue prohibida a los no judíos.

A partir de 1967, el área metropolitana de Jerusalén se extendió considerablemente, particularmente en el noreste y sureste de la ciudad. ​ 35 % de las tierras anexionadas de Jerusalén Este fueron oficialmente confiscadas para la construcción de asentamientos o colonias judías, tierras que son consideradas como tierras fiscales por el gobierno de Israel. En el mismo tiempo, 13 % de estas tierras fueron concedidas a los habitantes palestinos.67​ Hasta 2011 se construyeron 15 nuevas ciudades judías en el área metropolitana de Jerusalén Este, dotadas de las necesarias infrastructuras y conectadas con el centro y el oeste de Jerusalén por carreteras reservadas a los colonos, o por el nuevo tranvía de Jerusalén (Jerusalem Light Rail), inaugurado en 2011.

Colonia judía

Tranvía ligero de Jerusalem

Recorrido tranvía ligero

En el año 2000, en los segundos encuentros de Camp David, Yaser Arafat rechazó una propuesta de paz del Primer Ministro Ehud Barak donde se incluía que los barrios árabes de Jerusalén Este se convertirían en la capital del nuevo Estado. El lugar propuesto era Abu Dis, un suburbio de Jerusalén Este al que se habría renombrado Al-Quds, nombre árabe de Jerusalén.​ Los palestinos tendrían bajo su soberanía el barrio musulmán y el barrio cristiano y mantendrían el control parcial de sus lugares sagrados. A cambio, el Monte del Templo o Explanada de las Mezquitas habría quedado bajo soberanía israelí, con su custodia religiosa confiada a los palestinos, y los palestinos tendrían que haber cedido 9 % de Cisjordania a Israel.

En Jerusalén Este se encuentra la Ciudad Vieja, con los principales lugares religiosos del cristianismo y el judaísmo —la Iglesia del Santo Sepulcro de los cristianos y el Muro de los Lamentos, único resto del Segundo Templo de Jerusalén de los judíos—, y el Monte del Templo o Explanada de las Mezquitas, lugar también sagrado para los musulmanes,76​ situada tras el muro en el lugar donde antes se alzara el Templo de Salomón, con la Cúpula de la Roca como uno de los lugares destacados de la religión islámica, por ser considerado el lugar desde el cual Mahoma ascendió al cielo.​

La Ciudad Vieja está dividida en cuatro barrios, de mayor a menor, el Barrio Musulmán, el Barrio Judío, el Barrio Cristiano y el Barrio Armenio.

División ciudad vieja

División ciudad vieja

Barrio armenio

Barrio musulmán

Barrio judio

Barrio cristiano

Monte del templo ó explanada de las mezquitas

La ciudad alberga a casi medio millón de habitantes judíos, de los cuales 180.000 son colonos en los asentamientos de Jerusalén Este. ​ Los habitantes árabes de la ciudad suman 300.000, la gran mayoría de los cuales se negaron en el momento de la anexión israelí de su territorio a aceptar la ciudadanía israelí a cambio de jurar lealtad al estado judío, ​ lo que indica el rechazo mayoritario a aceptar la soberanía israelí en la ciudad. Hoy día viven con el estatus de residentes permanentes lo que no les garantiza los mismos derechos que si poseyeran la ciudadanía israelí.
El estatus de Jerusalén sigue siendo uno de los puntos clave del conflicto palestino-israelí.

Lugares para visitar en Jerusalen:
10.- Torre de David
Es una espectacular y antigua ciudadela de la Ciudad Vieja de Jerusalén. Se construyó en un inicio (siglo II a. C.) para proteger uno de los puntos débiles de la ciudad aunque se ha destruido y vuelto a erigir en varias oportunidades
9.-Muro de las lamentaciones
Es una parte que queda del vestigio del Templo de Jerusalén, destruido por segunda vez en el año70 d. C. por los romanos. Los judíos, quienes han orado frente este muro durante los últimos dos mil años, aseguran que siempre quedaría en pie al menos una parte de mencionado templo, por una promesa hecha por Dios. Sin embargo, los romanos cuentan que el entonces general Tito dejó este muro para que los judíos tengan un triste recuerdo sobre este enfrentamiento.
8.-Santo Sepulcro
Se le conoce también como Basílica de la Resurrección, pues según los Evangelios, este es el punto exacto en donde se produjo la crucifixión, enterramiento y Resurrección de Cristo. En la actualidad, este santuario se ubica en la línea de confluencia entre Jerusalén oriental (árabes) y occidental (judíos)
7.- Monte de los Olivos
Según la Biblia, Jesús realizaba frecuentemente sus oraciones en esta montaña, y fue allí en donde fue arrestado. Los judíos han sido enterrados a la falda de este monte y se estima que haya al menos 150 mil tumbas, incluyendo la del profeta Zacarías

 

Torre de David

Ciudadela museo Torre de David

Monte de Los olivos

6.- Cúpula de la Roca
Es un santuario de adoración musulmán. Está erigida sobre la roca en donde Abraham estuvo a punto de sacrificar a su hijo Isaac. Los musulmanes también creen en ese relato aunque aseguran que esa roca fue el lugar en el que Mahoma ascendió a los cielos para reunirse con Dios.
5.- Museo de Israel
Fue fundado en 1965. En este museo se pueden ver pinturas como La destrucción del templo de Jerusalén, obra juvenil de Nicolas Poussin largamente dada por perdida, y la matriz de cobre originaldel famoso grabado El rey David en oración (1652) de Rembrandt. Este lugar posee un modelo estructural parecido al segundo Templo de Jerusalén.
4.- Getsemaní
Fue el jardín en donde Jesús oró la última noche antes de ser arrestado. El Nuevo Testamento señala que después de la Última Cena ,Jesús se dirigió al huerto, donde acostumbraba reunirse con susdiscípulos a orar. Una porción de roca en la que justamente Cristo oró la noche previa a su arresto se encuentra ahora en la Basílica de Getsemaní.

Museo de Israel

Getsemaní

3.- Basílica de la Natividad
Se encuentra realmente en Belén (a menos de una hora de Jerusalén), en el lugar donde mencionan que nació Jesucristo. Fue construida sobre la cueva de del llamado portal de Belén en el siglo IV por orden del emperador romano Consantino. En 2012 fue declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
2.- Museo Tierras de la Biblia
Se encuentra junto al Museo de Israel. Expone la cultura de los pueblos mencionados en la Biblia, incluyendo los antiguos como el egipcio, cananeo, filisteo, arameo, hitita, elamita, fenicio y persa. Las galerías muestran documentos, monedas, estatuas, armas, sellos y más
1.- Sepulcro de María
El sepulcro se encuentra a los pies del monte de los Olivos, cerca de la Basílica de Getsemaní. Es, según la antigua tradición eclesiástica, el lugar donde yacieron los restos de María, madre de Jesucristo, antes de su asunción al Cielo.

 

Basílica de La Natividad

Museo Tierras de la Biblia

Sepulcro de Maria

Y num 0, podríamos añadir….

El Mercado Mahane Yehuda[1]​ (en hebreo: שוק מחנה יהודה) a menudo referido como «El Shuk» (o «Machne», el apodo utilizado por los lugareños), es un mercado (originalmente al aire libre, pero ahora, al menos parcialmente cubierto) en Jerusalén, Israel. Es popular entre los lugareños y turistas por igual, con más de 250 vendedores en el mercado que ofrcen frutas y verduras frescas; productos de panadería; pescados, carnes y quesos, frutos secos, semillas y especias, vinos y licores, prendas de vestir y calzado, y artículos para el hogar, textiles , y judíos. En y alrededor del mercado hay locales falafel y shawarma, bares de jugos, cafés y restaurantes. El color y el bullicio de los mercados se acentúa por los vendedores que llaman con sus precios a los transeúntes. Los jueves y viernes, el mercado está lleno de compradores abastecerse para Shabat.

Un lugar recomendable para comprar y para comer, un lugar donde palpita una ciudad viva,…olores y bullicio… y perfecto para acabar con un buen sabor de boca esta visita a la historia de Jerusalén.

Recomendaciones de Tripadvisor sobre Jerusalén
https://www.tripadvisor.es/Attractions-g293983-Activities-c47-Jerusalem_Jerusalem_District.html

https://www.tripadvisor.es/Attractions-g293983-Activities-Jerusalem_Jerusalem_District.html
web ministerio de exteriores sobre como viajar a israel:
http://www.exteriores.gob.es/Embajadas/TELAVIV/es/Embajada/Paginas/Recomendaciones.aspx?IdP=95
embajada de israel:
http://embassies.gov.il/madrid

COMPRAS EN ISRAEL  https://new.goisrael.com/es/article/1648

0-0 Y con esto se acaba por hoy la historia de Jerusalén,asi como los lugares mas destacados de la misma.Esperemos la hayas disfrutado…próximamente una ciudad nacional.#Mochuelosviajeros.