Hair, el Musical

Empezamos la seccion con un musical mitico

Intentaron cambiar el mundo, vivir fuera del sistema, acabar con un orden injusto, caduco y obsoleto. Y lo hicieron con dos armas que parecían indestructibles: el amor y la libertad. Pero el mundo no estaba preparado para aquel cambio, el orden se resistió a desaparecer y el sistema acabó con ellos. Y lo hizo con un arma que resultó invencible y que utiliza cada vez que quiere acabar con movimientos que podrían haberlo cambiado todo: las drogas. Los hippies cayeron en la trampa de las drogas, como la generación de los jóvenes de los barrios obreros de los ochenta fue arrasada por un genocidio cuidadosamente planeado y ejecutado por una mano negra que actúa en la sombra y que jamás paga por sus crímenes. Es una triste y cruel historia que se repite cada vez que el sistema se ve amenazado por grupos o movimientos que podrían cambiar la historia de la humanidad. Una película, “Hair” de Milos Forman, basada en el musical del mismo nombre, refleja de una manera vitalista y poética lo que fue y representó el movimiento hippie, aquel movimiento que podría haber cambiado el mundo.

 

En una época, finales de los sesenta, marcada por el declive del sueño americano, la guerra del Vietnam y el hair02auge de los movimientos civiles contra la segregación racial, “Hair” nos cuenta la historia de Claude Bukosvki, un joven provinciano que deja su pueblo para ir a Nueva York a alistarse en el ejército para ir a “defender” a su país en la guerra del Vietnam. En la ciudad, antes de alistarse, pasea por Central Park y se queda alucinado viendo a unos seres absolutamente libres que visten ropas de colores chillones y llevan el pelo largo: los hippies. Se acerca a ellos, mejor dicho, deja que ellos se acerquen a él, y entabla una verdadera amistad con uno, George Berger, un joven carismático y libre que ha elegido vivir su vida al margen de todas las reglas y todos los convencionalismos.

 

Paseando por Central Park Claude se cruza con Sheila, una chica “bien” que pasea a caballo con sus amigas. Se queda absolutamente fascinado por ella. Una simple mirada cambiará su vida para siempre. Pero Claude cree que no tiene agallas ni recursos para acercarse a Sheila y confesarle su amor. Y es allí donde Berger y sus amigos le echarán una mano en una escena que es uno de los más bellos cantos al amor, a la libertad y a la amistad que se han rodado en la historia del cine

 

 

La escena final de “Hair” es de las que no se olvidan, de las que no podemos ni debemos olvidar. Para Berger la libertad, el amor y la amistad están 1por encima de todo lo demás. Y Berger es coherente con lo que cree, porque sabe que ser libre no significa ser irresponsable, sino todo lo contrario, y que además exige ser valiente, ser muy valiente. Por eso no duda en proponerle a Claude, ya alistado en el ejército, sustituirle unas horas en el cuartel para que pueda ir a despedirse de Sheila antes de que le embarquen para Vietnam. Se rapa el pelo, se viste de militar y ocupa el lugar de Claude en el barracón para que su amigo tenga la oportunidad de vivir su amor con Sheila. Berger es capaz de hacer lo que más detesta para que su amigo viva un momento, un intenso pero breve momento, de amor con Sheila. “Hair” es un canto de esperanza que nos debe hacer reflexionar a todos sobre lo que queremos hacer con nuestras vidas y con el mundo que habitamos, un grito de esperanza por ese nuevo mundo posible y necesario que, como dice Eduardo Galeano, está en la barriga de este esperando a nacer. De nosotros, solo de nosotros, de ti y de mí, depende que lo haga o no.

 

 

Teneis Hair a vuestra disposicion en LBPTV

 

FIN