8.- La Antigua China

 

 

¡Hola! Buenas noches. Espero que os guste lo que os traigo, hoy en Astronomía en la Historia viajamos a la Antigua China y damos un repaso a los hitos más importantes de dicha civilización en lo referente a la astronomía.

Después en Astronomía Hoy en Día os hablaré sobre las estrellas y sus diferentes categorías y nombraremos algunas de ellas. Espero que os sea ameno.

Empezamos.

 

 

Debido a su lejanía y aislamiento con respecto a Occidente, la astronomía en China evolucionó de una manera un tanto diferente en sus concepciones del espacio y su devenir, y solo en las últimas centurias hemos podido conocer sus grandes avances en la observación del firmamento en los tiempos antiguos.

Los conocimientos astronómicos chinos están ligados a la corte imperial de la que dependían sus observadores. Los astrónomos trabajaban en exploraciones simultáneas y reguladas desde diversos emplazamientos repartidos por toda la geografía del país. Las primeras observaciones astronómicas chinas datan del año 4000 a. C.

 

 

En aquella época consideraban que la estructura del universo colgaba de una estrella (la que hoy en día conocemos como Estrella Polar) y que el firmamento estaba dividido en cuatro grandes Palacios Celestes, cuyos nombres eran simbólicos según la filosofía Wu Xing, y relacionados con su posición y con las estaciones:

Dragón Verde: este y la primavera

Pájaro Rojo: sur y el verano

Tigre Blanco: oeste y el otoño

Tortuga Negra: norte y el invierno

 

 

También pensaban que el cielo estaba dividido en 28 segmentos, llamados Mansiones Lunares, 7 por cada palacio. Cada una de estas mansiones estaba definida por una determinada constelación, y en total englobaban a 284 de ellas.

La imagen china del universo se expresa en el tratado llamado “Chou Pei Suan Ching”, escrito alrededor del siglo IV a. C. y que suponía al cielo como una cubierta plana sobre una Tierra también plana separados ambos por unos 40.000 km.

 

 

Los estudios del firmamento y sus objetos estaban muy desarrollados porque eran considerados, como en el resto de culturas antiguas, presagios de acontecimientos venideros.

Ya en el 2350 a.C. habían desarrollado un completo calendario solar y conseguido una descripción bastante detallada de las Pléyades. El primer registro escrito de un eclipse de Sol data del año 2136 a. C. (22 de octubre para ser más exactos, si buscáis ese día en el grupo hice una efeméride sobre dicho acontecimiento).

En el 1200 a. C., durante la dinastía Shang, realizan la primera anotación de manchas solares, que los chinos denominaban “motas oscuras” en el Sol. A medida que avanzan los años, sus observaciones y medidas se hacen más precisas; en el 776 a. C. se registra un eclipse lunar; en el 532 a. C., la aparición de lo que llamaban una estrella huésped (en realidad una supernova) en la constelación del Águila, y ya en el 467 a. C., el paso de un cometa, al parecer pudo ser el Halley.

 

 

El primer mapa celeste se debe al astrónomo Shih Shen (350 a. C.), que ubica en él a 121 estrellas.

En el 210 a. C., la dinastía Qin acaba y en esa época la cosmología china se desarrollaba en dos corrientes: los confucionistas, de la mano de Hun Thien, que consideraban el universo esférico, y los taoístas, según la concepción de Hsuan Yeh, que lo imaginaban sin forma, infinito y vacío.

 

 

Sus avances continúan, y durante la dinastía Han, en el 104 a. C., los chinos consiguen determinar la duración del año, que estiman en 365,25 días.

Uno de los científicos más notables fue Zhang Heng (78-139) que destacó como pintor, matemático y astrónomo. Trazó un mapa estelar en el que colocó 2500 estrellas e incluso construyó el primer sismógrafo.

 

 

Hoy voy a explicaros los diferentes tipos de estrellas que hay e intentaré usar no muchos datos ni tecnicismos, pero no será la típica clasificación de “enanas rojas”, “gigantes rojas”, etc.

Pero antes, ¿Qué es una estrella?

Pues bien, sin entrar en mucha materia, diríamos que una estrella es una enorme esfera de gas en revolución. El gas es atraído hacia el interior por la fuerza gravitatoria, aumentando así, la presión de la estrella. Esto origina una serie de reacciones nucleares en su interior que liberan energía hacia el exterior en forma de radiación electromagnética, luz y calor. La composición media de una estrella es de un 70% de hidrógeno, un 28% de helio, un 1,5% de carbono, ozono, oxígeno y neón, y un 0,5% de hierro y otros elementos. Las estrellas tienen su propia gravedad.

 

 

Lo que haré será usar o dividir las estrellas en clases espectrales que están estrechamente relacionadas con el color de las estrellas. Las tipo M las vemos rojas, las tipo K como anaranjadas, y las tipo G y F blanco-amarillas, las tipo A blancas y las tipo B y O azules.

Tipo O: Las vemos azules con algunas tonalidades violetas. Muy luminosas y grandes, con temperaturas superficiales entre los 40.000 y los 20.000 K (siempre en Kelvin, por ejemplo 0º Celsius es 273,15 Kelvin, 1º Celsius es 274,15 Kelvin, 40º Celsius es 313,15 Kelvin, es sencillo es empezar en 273,15).

El ejemplo de este tipo de estrella es Alnitak, del cinturón de Orión.

Tipo B: Las vemos azules. Con temperaturas superficiales entre 20.000 y 10.000 K.

Un ejemplo es Rigel, de también Orión.

Tipo A: Las vemos blancas con tonalidades azules. Con temperaturas superficiales entre 10.000 y 7.000 K.

Sirio de la constelación del Can Mayor es un ejemplo de este tipo de estrella.

Tipo F: Las vemos blancas con tonalidades amarillas. Con temperaturas superficiales entre 7.000 y 6.000 K.

Polaris A (estrella Polar vaya) de la constelación de la Osa menor es una estrella de este tipo.

Tipo G: Nuestro Sol, no hace falta decir ni que las vemos amarillas y con temperaturas variables entre 6.000 y 4.800 K.

Tipo K: Las vemos amarillo-anarajandas. Temperaturas entre 4.800 y 3.100 K.

Aldebarán de Tauro es un buen ejemplo.

Tipo M: Las vemos rojas con algunas tonalidades naranjas. Con temperaturas superficiales entre 3.400 y 2.000 K.

Antares de la constelación de Escorpio es una estrella de tipo M.

 

 

También es cierto que se han creado recientemente otras clases espectrales que emiten en infrarrojo, pero no entraremos en dicha clasificación, es algo más liosa.

Lo que sí mencionaré son las estrellas débiles (prácticamente muertas) como son las enanas marrones (apenas emiten luz, temperatura de 37º Celsius), enanas blancas, estrellas de neutrones (son muy muy pequeñas y muy densas, una “cucharadita” de su masa pesaría toneladas, son digamos cadáveres de estrellas que murieron en una supernova), púlsar (es una estrella de neutrones de rotación rápida que emite energía en forma de pulsos), etc.

 

 

Por último mencionar las estrellas binarias que pueden ser:

Estrella doble (dos estrellas que aparecen cerca una de la otra en el cielo) pueden estar o bien juntas o es que desde la Tierra se ven en la misma línea de visión.

Estrellas binarias, dos estrellas que giran alrededor de un centro común de masa, alrededor de la mitad de todas las estrellas de la galaxia son binarias de este tipo, de ahí que nuestro Sol sea también algo especial. Polaris que antes mencioné es un ejemplo de estrella binaria.

Binaria eclipsante, dos estrellas cercanas que parecen ser una sola estrella que varían en brillo. Esta variación se debe a que las estrellas periódicamente se oscurecen la una a la otra (Algol en la constelación de Perseo es un ejemplo).

 

 

Bueno esto es todo y lo dicho, espero que os haya parecido ameno e interesante.

¡Muchas gracias a todos!