7.- (E.O.) La Iglesia de Santiago de Navalsaz.

#LaIglesiadeSantiagodeNavalsaz

La Iglesia del casi hoy extinto pueblo de Navalsaz tiene una leyenda negra, leyenda que solo los habitantes originales que vivieron hasta 1990 conocen.

Pero antes de detallarla, os contaré un poco su historia:

Navalsaz es una pequeña localidad situada en La Rioja. Se encuentra en la ladera de un barranco de la orilla derecha del río Cidacos. Su población es de no más de 4 habitantes en invierno, y supera los 50 en verano. Pertenece al municipio de Enciso. Anteriormente estuvo integrado en el de Poyales.

Es conocido por encontrarse en la Ruta de los Dinosaurios que comienza en Herce.

La fauna típica del lugar se basa en ciervos , corzos , jabalíes , roedores como; conejos, ratones de campo y algunas aves como codornices y golondrinas.

Una zona importante del pueblo es El Calvario, donde se sitúan Los Pajares, con bonitas y armoniosas construcciones.

Antiguamente, la economía de la localidad estaba basada en el ganado ovino, pero hoy en día es el turismo el más importante eje de la economía en Navalsaz.

Navalsaz pertenecía a la Tierra de Enciso fue uno de los concejos del Reino de Castilla que tuvo vigencia desde el siglo XII hasta el siglo XIX. Con el nombre de Partido de Enciso formaba parte de la Intendencia de Soria, en la región española de Castilla la Vieja, hoy comunidad autónoma de Castilla y León.

Después de 1833 con la nueva división provincial proyectada por Javier de Burgos, Navalsaz deja de pertenecer a las tierras de Castilla la Vieja y la jurisdicción de Soria para incluirse en la provincia de Logroño y por ende hoy día a La Rioja.

De esa época de bonanza data su iglesia de Santiago, situada a las afueras del pueblo en el camino a Poyales y Enciso.

Se trata de una construcción de mampostería y sillarejo, de una nave de tres tramos con el último más estrecho y con una pequeña cabecera ochavada.

Las bóvedas eran de tercedetes apoyadas en arcos fajones y columnas adosadas de estilo toscano pero sólo se conservan las del último tramo. A los pies se encuentra el coro alto parcialmente hundido.

La torre se encuentra también en el último tramo al lado norte, consta de dos tramos y está rematada por un chapitel piramidal.

El ingreso se abre al norte en el segundo tramo, es de medio punto y se cobijaba bajo un pórtico amplio con dos arcos de medio punto que ha desaparecido totalmente salvo por el pavimento del suelo.

La sacristía se levanta al sur del primer tramo cubierta con bóveda de aristas. Se accede por un arco de medio punto y tiene dos pisos no conectados entre si, pero hoy en día el suelo se ha hundido.

El edificio es de mediados del siglo XVI cuya capilla mayor se inició en 1551 por Pedro Arino y Juan del Valle. La torre se levanta ya en siglo XVII coetánea y del mismo estilo que la de Santa María de Munilla y la sacristía es de mediados del XVIII obra de Juan del Cerro.

El camposanto, cuidado y con cipreses, ocupa todo el lado sur.

El estado es de ruina total, las bóvedas están hundidas y las que quedan correrán la misma suerte si no se arreglan. El acceso a la torre es practicable pero el chapitel se encuentra en muy mal estado. Sin embargo su interior se encuentra limpio y desescombrado y el acceso al recinto se encuentra cerrado a los animales por la instalación de una portezuela.

 

#LeyendaNegraIglesiaNavalsaz

Como he comentado al principio, os cuento su leyenda negra.

¿Qué ocurrió en la iglesia?

Los habitantes más interesados por la historia, cuentan que en los años 70, el sacerdote de esa parroquia, tras ver como los aldeanos se iban marchando a la ciudad en busca de oportunidades y de salir de la soledad del pueblo, una noche, aprovechando la oscuridad, el religioso robó todo lo valioso de la iglesia y desapareció.

Posteriormente, al percatarse, el pueblo entero acudió al obispo y este les respondió que un pueblo con menos de un determinado número de personas no podía tener iglesia, por lo que los habitantes financiaron una ermita en el centro del pueblo, en la plaza, frente a la casa del defensor del pueblo, pero aun así la iglesia rechazó darles su misa, confesión y perdón eterno, de modo que la ermita se convirtió en centro neurálgico del pueblo.

Hasta ahora la versión popular, que no cuenta toda la verdad, que solo conocieron un vecino difunto ya y originario de Navalsaz llamado Miguel, conocido por ser cojo y llevar pierna ortopédica, y Angelillo, vecino natal y actualmente viviendo en Cataluña, entre otros más que se sabe no quisieron comentarlo públicamente y que relataron la historia completa desde que se comenzó a investigar esta iglesia en 1990.

Desde su primer funeral y entierro, en esa iglesia ahora abandonada ocurren hechos paranormales: toques de las campanas cuando no procede y, sin que haya nadie en ella o cerca de ella, golpes que resuenan en su interior durante las misas, brisas fuertes de aire en todos los funerales… son solo unas de las situaciones que se relatan mientras se les erizan los pelos de los brazos.

El sacerdote, según ellos asustado por tales hechos, aguantó como pudo hasta que vio su oportunidad de salir corriendo, que ningún sacerdote quería ir a esa iglesia y/o pueblo, y que nadie del pueblo quiso ser enterrado ahí.

La entrada al campanario tiene al comienzo inscrita una frase indicando que «El que sube, ya no baja».

No se sabe bien si se refiere al estado de tal escalera, pues es peligrosa ,o si al acceder, se dá

pábulo a una maldición que perseguirá hasta el final.

Pero no existe la campana, ni se ve tirada por los alrededores, indicando claramente que alguien la quitó, ¿quizás para evitar que suene cuando nadie la toca?

Al visitar el cementerio se observa , la poca cantidad de sepulturas, lo que reafirma el hecho de que nadie quiso ser enterrado ahí después de los hechos paranormales que corrieron de boca en boca.

También se puede apreciar la primera tumba a la derecha, solitaria, y el resto arrinconadas al fondo, como huyendo de esta.

Hasta aquí la leyenda….

 

#GaleríaFotográfica