San Petersburgo: el metro más profundo del mundo

El metro de San Petersburgo no se pudo inaugurar hasta el año 1955 debido a las dificultades geológicas y como la primera línea de metro de Rusia se construyó en Moscú, el proyecto de San Petersburgo se hizo siguiendo el modelo de la capital.

 

 

Sin embargo, cuenta con una peculiaridad muy interesante porque se trata del metro más profundo del mundo, así que cuando lo utilicéis para moveros por Leningrado, pensar que posiblemente será la vez que más cerca estéis del centro de La Tierra.

 

 

La profundidad media es de 60 metros, pero hay líneas que llegan a estar a 110 metros de profundidad. Esto se debe a que está construido sobre una zona pantanosa, de hecho las cuatro líneas pasan por debajo del río Neva que es uno de los más caudalosos de Europa.

 

 

En cuanto a la decoración, las estaciones se asemejan bastante a las de Moscú, es decir, son un museo bajo tierra. Es fácil reconocer las que fueron construidas en la época de Stalin ya que la decoración es mucho más recargada, mientras que las actuales son más funcionales.

 

 

Vostania: Es una de las primeras que se inauguró y es el claro ejemplo de que el Stalin quería convertir el metro en el palacio del Pueblo.

 

 

Pushkinskaia: Esta estación que está totalmente cubierta de mármol lleva el nombre del famoso escritor ruso y todos los días hay flores en la entrada que depositan sus admiradores.

 

 

 

Avtova: Aquí podemos encontrar enormes lámparas sobre las vías y columnas de cristal que tienen talladas las estrellas de cinco puntas, uno de los símbolos del comunismo.