10.- (E.O.) Monasterio de San Xoán de Caaveiro

#Galicia

Monasterio de San Xoán de Caaveiro

Quiero agradecer a nuestro mochuelo @Angelitol su amabilidad al proporcionarme el nombre de este monasterio y al que doy las gracias y le invito al igual que a tod@s a visitarle.

«Sus ecos extraordinarios toman singular importancia en la época medieval».
Esta es su historia:

 

 

Caaveiro: el anillo de San Rosendo.

Los viejos árboles entonan otra vez, la sinfonía natural del espacio protegido, que sigue procurando sobrevivir al pavoroso incendio que trajo la negra destrucción. Sin embargo, hemos llegado Eume arriba, buscando la ilimitada hermosura del paisaje sagrado, por los senderos del agua que le ganaron la batalla al fuego.

Se esconden aquí, tras las piedras, en las que están escritas las huellas de este viejo monasterio, almas de niebla y sombra que nos confunden entre la leyenda y el espíritu de San Rosendo que presiden todo este territorio, al que llegó por el Eume.
El río le devolvió su anillo en el estómago de una trucha. En un momento de gran desespero lo había lanzado al agua porque se sentía un mortal pecador, pidiéndole a Cristo que se lo devolviera cuando sus pecados le hubieran sido perdonados. Siete años más tarde fue cuando San Rosendo se sintió feliz al hallar el anillo en el vientre de la trucha y partió entonces a predicar el evangelio y a fundar otros monasterios.

 

 

Llegar hasta Caaveiro es disfrutar de un espacio sereno iluminado por una mágica luz que todo lo esmalta. El agua se desliza por el paisaje, danzarina, buscando el trayecto del bosque encantado y procurando los cien verdes del interior de la Fraga.

En medio de ella, se alzan las viejas paredes del viejo monasterio, que es monumento histórico artístico; bien merece una visita para leer su pasado esplendoroso, en las magníficas huellas de su estructura.

Hasta este tranquilo paisaje de bosque y río vino San Rosendo en el año 934 acompañado de un nutrido grupo de ermitaños que hacían vida monacal. Y fue el santo quien fundó este cenobio que, en un principio fue benedictino; en el siglo XIII adoptó la regla de San Agustín y tuvo categoría de Real Colegiata.

 

 

Obtiene así el cenobio un gran poder alcanzando su iglesia, como he dicho la categoría de Real Colegiata (con seis canónigos) que se conservará hasta finales del XVIII, época en la que tras ser abandonado, queda al cuidado de un casero e inicia así su decadencia y deterioro, tras largos enfrentamientos con los poderosos Condes de Andrade.

 

 

Acabando el siglo XIX, Pío García Espinosa, que había comprado buena parte de las tierras que rodean el monasterio, consigue una autorización del Arzobispo de Santiago para restaurarlo. Derriba, para acometer la restauración, la casa delantera y la iglesia prioral, edifica un pabellón almenado y reconstruye la capilla de Santa Isabel.

Los restos más antiguos son del siglo XII, destacando la iglesia que se levanta sobre un montículo muy escarpado que obligó a sus constructores a salvar los desniveles del terreno por medio de altos muros con contrafuertes y estancias subterráneas. Del templo románico se conserva en buen estado la cabecera y buena parte de la nave. Queda también en pie un hermoso campanario barroco del siglo XVIII, obra de la escuela de Simón Rodríguez. La casa de los canónigos y las cocinas del monasterio también se conservan aceptablemente.

 

 

Caaveiro sigue siendo una espléndida muestra de la arquitectura religiosa medieval, además de un atractivo balcón al paisaje que crea el río Eume.

El ábside es lo más destacable y lo que mejor se conserva es la vieja iglesia. Se eleva sobre fuertes muros con arcadas ciegas que sirven para salvar el acusado desnivel.

Al lado del ábside una larga escalera atraviesa un arco que comunica con el atrio. Y sobre este arco, aparece una curiosa ventana rectangular y un escudo de España con el Toisón de Oro y la corona real. Y es sobre este arco donde se sitúa precisamente el campanario barroco, de estilo compostelano…

La iglesia de Caaveiro fue restaurada a finales del siglo XX. Es de planta rectangular con cubierta de madera. El presbiterio y el ábside son abovedados

 

 

El conjunto fue declarado en 1975 Monumento Histórico Artístico por su importancia arquitectónica.

 

 

#GaleríaFotográfica