11.- (E.O.) Hospital Militar de Beelitz-Heilstätten

#Alemania

Hospital Militar de Beelitz-Heilstätten

En el recorrido por los edificios olvidados que pueblan la geografía mundial, hoy nos vamos de visita al país germano, y os contaré su historia de abandono.

Se trata de un elegante edificio, en Potsdam (Alemania), cerca de Berlín, construido en 1898 y abandonado en 2000 cuyos arquitectos fueron Heino Schmieden y Julio Boethke.

Creado como un sanatorio para enfermos de tuberculosis, Beelitz-Heilstätten fue uno de los mayores complejos hospitalarios de Alemania, con 60 edificios construidos en una zona de 200 hectáreas y estaba dividido en dos áreas, separadas por sexos, que disfrutaba de plena independencia energética.

Durante la Primera Guerra Mundial el hospital se militarizó para acoger a soldados enfermos y heridos del Ejército alemán. Entre los 17.500 convalecientes que pasaron entonces por sus instalaciones se contó, del 9 de octubre al 4 de diciembre de 1916, un cabo nacido en Austria que había sido herido en la Batalla del Somme y que 17 años más tarde se convertiría en dictador absoluto de Alemania: Adolfo Hitler.

 

 

En la Segunda Guerra Mundial Beelitz-Heilstätten continuó sirviendo como hospital militar. Durante la Batalla de Berlín, al final de la contienda, 3.000 heridos fueron evacuados, junto al personal del hospital, por la División de Infantería Scharnhorst bajo el mando del general Walther Wenck, del XII Ejército alemán. El hospital cayó entonces en manos del Ejército Rojo, convirtiéndose en el mayor hospital soviético fuera de las fronteras originales de la URSS, y estuvo ocupado hasta el año 1995.

 

 

Tras la retirada soviética se hicieron varios intentos de privatizar el complejo, con escaso éxito. Algunos edificios fueron renovados y se adaptaron para diversos usos. Se creó una clínica de rehabilitación neurológica, otra de rehabilitación infantil, un centro de atención e investigación para los enfermos de Parkinson y un centro cultural. El resto del complejo se abandonó a su suerte y poco a poco empezó a convertirse en un lugar fantasmal.

 

 

En 1989 la zona se vio aterrorizada por varios crímenes necrofílicos perpetrados por el asesino en serie Wolfgang Schmidt, conocido como “La Bestia de Beelitz”.

 

 

En diciembre de 1990 recibió un nuevo huésped, el exdictador de la Alemania comunista Erich Honecker, aquejado de un cáncer de hígado y que empezó en Beelitz-Heilstätten su huída para evitar ser juzgado por sus crímenes tras la caída de su régimen.

Desde este hospital él y su esposa Margot fueron trasladados a Moscú el 13 de marzo de 1991.

Su último uso fue como clínica privada especializada en problemas neurológicos, concretamente en el tratamiento del Parkinson.

Tras su abandono, su bello estilo y la decadencia en la que degeneró hicieron que el hospital se convirtiese en el escenario ideal para películas.

Allí se rodaron, entre otras, varias escenas de “El Pianista” de Roman Polański (2002), en la que Adrien Brody hace el papel de pianista polaco de origen judío Władysław Szpilman, y “Valkyrie” de Bryan Singer (2002), con Tom Cruise haciendo de protagonista como el coronel alemán Claus von Stauffenberg, líder del fallido golpe de Estado contra Hitler el 20 de julio de 1944.

En la actualidad el hospital está en un avanzado estado de abandono y ha sufrido no pocos actos de vandalismo, lo que aleja cada vez más las posibilidades de que se recupere su antiguo esplendor.

 

 

#GaleríaFotográfica