25.- EGIPTO Y EL NILO

#GASTROMONOGRÁFICOS

El viaje que hoy hacemos nos acercará a las noches perfumadas con las flores de loto en un antiquísimo país regado por su eterno dios fuente de vida al que fecunda.

Nos referimos a :

EGIPTO Y EL NILO

La alimentación en el Antiguo Egipto se conoce por los textos grabados en las paredes de los templos, las tumbas y por los restos de ofrendas a los muertos, en los que dejaron numerosos testimonios de sus hábitos alimentarios.

El arte funerario egipcio, que retrata escenas de la vida cotidiana, proporciona mucha información sobre las costumbres relacionadas con los alimentos. No se encuentran recetas culinarias, aunque sí de medicamentos. Se ve a los ushebtis (estatuillas de caliza o madera), que representan a los sirvientes del muerto, realizando sus trabajos: preparando pan, moliendo grano, sirviendo cerveza y asando aves y otras carnes.

 

 

La alimentación en el antiguo Egipto era conservadora, condicionada por el medio geográfico y con una lenta evolución marcada por el descubrimiento de tecnologías y la importación de nuevos alimentos.

El clima tuvo una importante influencia: en el periodo predinástico las actuales zonas desérticas tenían todavía vegetación, y permitían el pastoreo. La paulatina desertificación dio mayor importancia al valle del Nilo y a la agricultura, lo que se reflejaba en el menú cotidiano.

 

 

Los alimentos básicos eran el pan y la cerveza elaborada con cebada. Se ha descubierto una veintena de tipos de pan, de diferentes formas y composiciones.

El régimen alimenticio egipcio se completaba con pescado y carne (generalmente oveja, cerdo, aves domésticas y carne de vaca para las grandes ocasiones). La carne y el pescado eran generalmente asados, o secados y conservados en salazón. El pescado más apreciado era el mújol, pez de mar que remonta el Nilo, y con los huevos hacían la botarga, receta que se usa por todo el Mediterráneo hoy día. El pescado, aunque era consumido, no lo comían de forma habitual ya que lo consideraban una reencarnación del dios del inframundo Seth.

El ajo y la cebolla junto con legumbres tales como las habas, los guisantes y las lentejas, sin olvidar las verduras (col, pepino, lechuga, puerro, o rábanos), y las plantas acuáticas (loto y papiros) eran los alimentos más consumidos. Muchos de estos alimentos sólo podían ser cultivados en la zona gracias al limo fértil depositado durante las inundaciones del Nilo.

Las frutas, bastante escasas, estaban reservadas a la élite, al igual que algunas otras viandas. En el antiguo Egipto no conocieron los cítricos hasta la época romana. Las frutas más consumidos eran los dátiles (utilizados también para producir una cerveza de lujo, el seremet), la uva, la granada, la sandía y el melón, pero también la algarroba y el sicómoro (una especie de higo).

Por último, la miel, producida en colmenas de terracota, entraba en la composición de los postres y de muchos remedios. Los pasteles se usaban a menudo para cuidados terapéuticos, y eran endulzados con dátiles, miel o pasas. En la tumba del visir Rekhmire, bajo el reinado de Amenhotep II, se ve una escena que muestra los pasos para elaborar un bizcocho cónico, hecho con los rizomas de una caña con sabor a avellana, el suchet.

 

 

Hay un jeroglífico que relata el personal encargado de la alimentación de un templo. Así hemos podido saber existían carniceros, panaderos incluso había especializados en hacer cocas, pasteleros, catadores de vinos, cerveceros y también había un encargado para que todo funcionara bien.

El espacio de la cocina estaba situado en el patio posterior de las casas. En las residencias nobles había una cocina más espaciosa, con despensa y silos para almacenar el grano, las legumbres.
Panificaban el pan con levadura y también hacían pan ácimo, amasaban el pan a mano o en grandes recipientes con los pies.

Hay descritos panes de muchas formas, redondos, planos como grandes tortas, cominos que se cocían en unos moldes especiales, panes enriquecidos con semillas por ejemplo con comino y preparaban también panes con formas humanas o de animales para ritos mágicos. Con la masa del pan hacían dulces y pasteles a los que añadían frutas, como los dátiles, mieles y especies.

 

 

#Receta

Fatta (arroz árabe)

Ingredientes:

1 vaso de Arroz
1 vaso de agua
1 vaso de caldo de Pollo
2 barras de Pan integral
4 dientes de ajo
Medio vaso de salsa de Tomate
Vinagre
Sal
Pimienta
Aceite de oliva

Pasos a seguir para hacer esta receta:
1
En una olla se calienta un poco de aceite y se le añade el arroz. Remover durante 2 minutos luego añadir el agua y el caldo, remover y dejar cubierto hasta que el arroz esté blando.

2
En una bandeja se corta el pan y se le añade un poco de caldo y el arroz.

3
En una sarten se calienta el aceite y se le añade los dientes de ajos picados, remover hasta que se doren luego añadir el vinagre,la salsa de tomate y sazonar a gusto.

4
Añadir la salsa al arroz y poner al horno durante 10 minutos.

 

 

#Receta

Korrat (puerros)

Ingredientes:

• 2 libras puerros (unos 800 gr)
• 2-3 dientes de ajo, machacado
• 1 cucharada de azúcar
• 4 cucharadas de aceite vegetal o aceite de oliva extra virgen
• 1 El jugo de un limón
• Sal

Lave los puerros cuidadosamente para eliminar
cualquier tipo de tierra, escondida entre las hojas. Recorte los extremos de raíz y corte la parte verde dura de las hojas. Cortar el resto en trozos de 2 pulgadas.

Fría el ajo y el azúcar en el aceite caliente por unos momentos solamente, hasta que el azúcar se vuelva ligeramente caramelizado. Añadir los puerros a fuego moderado. Espolvorear con jugo de limón, añadir sal, y cubrir un poco con agua. Remover suavemente a fuego muy lento hasta que los puerros estén tiernos y el líquido se reduzca durante unos 10-15 minutos.
Sirva caliente o frío.

 

 

#Receta

Makroud egipcio. Un dulce típico de fiesta.

Ingredientes para 10 pastas grandes

250 gr sémola de trigo
72 gramos dátiles deshuesados
143 gr azúcar
143 gr agua templada
canela molida
1 sobre azafrán molido
1 limón
2 cucharadas de agua de azahar
aceite de oliva
sal

Preparación:

Comenzamos poniendo en un bol la sémola con 5 cucharadas de aceite de oliva, un poquito de sal y el azafrán, mezclamos.

A continuación vamos agregando poco a poco el agua templada y vamos amasando hasta tener una masa bien consistente. Dejamos reposar durante 15 minutos.

Pasado el tiempo volvemos a amasar y de nuevo dejamos reposar la masa pero esta ve durante 30 minutos.

Mientras reposa la masa, con la ayuda de una picadora o batidora molemos los dátiles junto con una cucharada de aceite y otra de canela.

Una vez haya reposada la masa la extendemos, no debemos de dejarla demasiado fina porque sino se rompería. La cortamos en tiras de unos 6 cms de ancho (más o menos).

Repartimos el puré que hemos hecho con los dátiles entre todas las tiras. Doblamos la masa para cerrarla al tiempo que la aplastamos un poco y le vamos dando, poco a poco, forma de rombo.

Freímos las pastas en abundante aceite caliente, retiramos y dejamos reposar sobre papel absorbente.

Mientras tanto preparamos un almíbar con el azúcar, el zumo de medio limón, el agua de azahar y 1 vaso de agua. Dejamos que hierva y retiramos del fuego.

Cuando se haya templado el almíbar bañamos los makroud en él y los vamos colocando en una fuente, ya están listos para servir.

 

 

#receta

Pan egipcio en tiesto

Ingredientes para dos panes

500 gr. de harina de fuerza
250 gr. + 50 gr. de agua
300 gr. de masa vieja*
9 gr. de levadura seca de panadería
12 gr. de sal
aceite de oliva
un puñado de cebolla frita
romero y orégano fresco

  • para hacer la masa vieja hay que dejar unos 300 gr. de masa de pan blanco, en este caso de pizza, a temperatura ambiente toda la noche dentro de una bolsa zip cerrada.

En Amasadora

Pesar la harina, la levadura, los 250 gr. de agua y la masa vieja en el bol de la amasadora. Mezclar con la paleta a velocidad baja hasta integrar, colocar el gancho e ir añadiendo hasta los 50 gr. de agua restantes si es necesario, cubrir y dejar reposar 10 minutos.

Añadir la sal y amasar a velocidad baja durante 10 minutos. Aumentar la velocidad y echar un poco de aceite por las paredes del bol, sacar la bola de masa a un bol y meterlo en una bolsa de plástico, dejar levar entre una hora y una hora y media

Preparación

Sacar la masa a un recipiente ligeramente enharinado y extenderla un poco con las manos formando un rectángulo, echar por encima la cebolla frita y el romero picado, doblar y bolear para que se integren. Dividir en dos la masa y bolear.

Aceitar bien los tiestos y forrarlos con papel para hornear, colocar cada bola en el fondo de los tiestos y tapar cada uno con una bolsa plástica, dejar levar hasta que doble su tamaño.

Horneado

Precalentar el horno al máximo. Colocar la rejilla en la posición más baja del horno y poner encima los dos tiestos, bajar la temperatura a 200ºC y hornear durante 15 minutos, tapar cada uno con un poco de papel de aluminio y hornear 15 minutos más. Tumbar los tiestos y hornear otros 15 minutos, girarlos 180º y dejarlos 15 minutos más, los tumbamos para que se horneen uniformemente. Sacar del horno y de los tiestos, enfriar en una rejilla.

 

 

#receta

Mashi

Ingredientes

600 gramos de arroz
250 gramos de carne picada
2 cucharadas de almendras
2 cucharadas de piñones
2 cucharadas de pistachos
1 cucharada de postre de canela
1 cucharada de postre de nuez moscada
Aceite de oliva
Pimienta al gusto
Sal al gusto

Paso a paso

Lo primero que debemos hacer es freír los frutos secos. Lo haremos a juego muy lento en una sartén ancha con la ayuda de un buen chorro de aceite de oliva. Para que no se peguen tendremos que estar removiendo constantemente.

Una vez que observemos que están dorados, los retiramos y los ponemos sobre una fuente con un papel debajo para que pueda absorber el exceso de aceite.

Es momento de saltear a fuego medio la carne picada durante 5 minutos con 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva. Cuando comience a estar hecha, le agregaremos la canela y la nuez moscada, así como la pimienta negra y la sal.

Añadimos ahora agua (2 partes de agua por cada 1 de arroz). Llevamos a ebullición e incorporamos el arroz. Lo tapamos y dejamos que se cueza a fuego lento.

Una vez se evapore el agua el arroz estará en su punto. Será momento de añadir los piñones, almendras y pistachos tostados.

Para el acompañamiento, podemos servirlo con tomates, berenjenas o pimientos verdes, así como hojas de parras, a la plancha, horneadas o directamente crudos.

 

 

#receta

Halvah

Una mezcla de dátiles de tierra, miel, semillas de sésamo y almendras es el dulce más antiguo conocido del mundo. Conocido como halvah, halawi o Tiger Nut Sweets, esta misma receta se cree que es la más antigua de Egipto jamás encontrada.

Muele con un mortero dos tazas de dátiles para formar una pasta y mézclalos con la cantidad suficiente de agua como para formar bolas. Añade 1/2 taza o así de semillas de sésamo tostadas, una cucharadita de cardamomo y 1/2 taza de nueces molidas. Enrolla la mezcla a mano formando bolas pequeñas del tamaño de una canica o de alrededor de una pulgada de diámetro (2,54 centímetros). Sumérgelas en miel, ruédalas por canela en polvo y por útlimo en almendras cortadas y tostadas.

 

 

#Logros

Las mujeres egipcias gozaban de una amplia gama de derechos y libertades.
Si bien pública y socialmente las mujeres egipcias eran vistas como inferiores a los hombres, disfrutaban de una gran independencia jurídica y financiera. Podían comprar y vender propiedades, ejercer como jurados, testar y celebrar contratos legales. Las mujeres egipcias en general no solían trabajar fuera de casa, pero las que sí lo hacían percibían el mismo salario que los hombres. A diferencia de las mujeres griegas que eran propiedad de sus maridos, las egipcias tenían derecho a divorciarse y volverse a casar. Incluso negociaban contratos prenupciales en los que se incluían todos los bienes y riquezas que la mujer aportaba al matrimonio y eran compensadas por ello en caso de divorcio.

 

 

#Arquitectura

El primer arquitecto de las pirámides de quien se tiene conocimiento fue Imhotep, el cual además fue considerado en su tiempo un dios, siendo además de arquitecto, astrónomo, médico, y administrador.

A él se debe la construcción de la primera pirámide de Egipto, la pirámide escalonada de Saqqara, considerada el primer monumento construido en piedra por el hombre.

Se le consideró el patrón de los escribas quienes derramaban gotas de vino en su honor antes de hacer algún trabajo, y además se le atribuyen numerosas curaciones milagrosas. En las diferentes esculturas y pinturas hechas en su honor, se le representa con la cabeza afeitada, sentado y portando un papiro en la mano.

 

 

#Arquitectura

La Pirámide de Keops fue construida para estar alineada perfectamente con el Norte. De hecho, es la estructura del mundo que con más precisión está alineada con el Norte. A pesar de haber sido construida hace milenios, la pirámide todavía se enfrenta a esa dirección con solo un error mínimo. Sin embargo, esto es debido a que el polo norte se desplaza en el tiempo, lo que significa a su vez, que la alineación de la pirámide era perfecta.

 

 

#Anécdota.

Los ushebtis (servidores domésticos) se guardaban en la tumba del finado para que, cuando regresase de la otra vida, le sirviesen.

Existe un papiro que ha llegado hasta nuestros días y que se considera un recibo de pago por la adquisición de 401 Ushebtis. El pedido lo realiza el sacerdote wab (puro) de nombre Nespernub para la tumba de su padre, el también sacerdote wab Ihafy. El que recibe el precio en plata es el jefe de moldeadores en el templo de Amón, Padijonsu.

 

 

#curiosidad

La preparación de la cerveza era un trabajo femenino y la bebida resultante muy diferente a la que conocemos en la actualidad. Para empezar se consideraba un alimento y no una bebida ya que era espesa, similar a un batido en la actualidad, dulzona, no espumosa y fuerte, más nutritiva que alcohólica. Se elaboraba a partir de cebada humedecida con agua que se molía hasta hacer una pasta a la que se daba una leve cocción. Posteriormente se dejaba macerar en agua azucarada con dátiles. Tras la fermentación, se colocaba encima de un colador dentro de una tinaja. Esta última estaba provista de un pitorro por el que se colaba el líquido y el proceso se daba por terminado. El resultado era la cerveza. El la actualidad en Nubia hay una cerveza casera, booza, de similares características.

 

 

#anécdota

También era costumbre al enterrar los muertos, ponerles comida para su viaje al más allá. En una tumba de una dama de hace 3.700 a. C. se han encontrado gachas de cereales, panes, queso, peces y riñones.

 

#anécdota

En los banquetes se servía vino tanto a hombres como a mujeres, y no estaba mal visto que las mujeres bebieran en público, e incluso no daban mayor importancia a las indisposiciones que causaba la ingesta excesiva de bebidas alcohólicas.
De hecho, en una tumba tebana del Reino Nuevo se describen claramente los desgraciados resultados que el vino provoca en algunos invitados al banquete.

 

 

Las Reinas Egipcias del Gastronomicón os dan las gracias por vuestra asistencia