27.- CHINA

En esta nueva andadura del recorrido quincenal de los viajes gastronómicos que os hemos ido mostrando, viajaremos a un país milenario y misterioso, pero como siempre os introduciremos en su historia. Nos referimos a….

CHINA ⛩⛩

La gastronomía de China es una de las más ricas debido a la antigua tradición culinaria del país, y está muy ampliamente representada en el mundo. Se puede decir que originariamente procede de diferentes regiones de China y Taiwán, que se ha expandido a otras partes del mundo, desde el sureste de Asia pasando por el continente americano, hasta toda Europa.

La cocina china está íntimamente relacionada no sólo con la sociedad, sino también con la filosofía y la medicina china. Distingue entre el cai (verduras cocinadas y por extensión todo lo que acompaña los cereales) y los cereales en sí, el fan. Los alimentos yin (femeninos) son alimentos tiernos y ricos en agua como las frutas y las verduras, y tienen un efecto refrescante. Los alimentos yang (masculinos) incluyen los platos fritos, especiados y a base de carnes, y sirven para recalentar.

Si toda comida tiene que armonizar los sabores, las comidas chinas tienen también que buscar un equilibrio entre lo frío y lo caliente, los colores y la consistencia de los diversos alimentos. Por ello las técnicas culinarias chinas son numerosas y particularmente variadas.

La sucesión de platos tal y como se conoce en los países occidentales es sustituida por la búsqueda del equilibrio entre los cinco sabores básicos (dulce, salado, ácido, amargo y picante). Por ello, los platos con sabor exclusivamente dulce sólo se ofrecen al final de los festines dados con motivo de grandes celebraciones. La vista también juega un papel importante en la presentación de los platos. Algunos platos se sirven con fines esencialmente terapéuticos, como los nidos de golondrinas o las aletas de tiburones que son ingredientes insípidos. El concepto de la complementariedad entre lo frío y lo caliente, heredado de la medicina china, se toma particularmente en cuenta en la gastronomía del sur de este país.

 

 

Os contamos qué beben los chinos, sus bebidas tradicionales más consumidas y las occidentales.

El licor típico de china se llama baijiu, esta bebida también se conoce como el licor chino. Es un licor destilado a partir de arroz u otra variedad de cereal.

Suele tener una alta graduación y se tiene una tradición de consumo de miles de años. Es típico beberlo cuando hay reuniones familiares, se celebran fiestas o se tiene invitados en casa. Es sinónimo de hospitalidad animar a beber baiju, cuanto más licor chino bebe el invitado, más simpatía y sinceridad tiene.

 

 

Los mayores consumidores de este licor tradicional chino, son hombres de entre 30 y 60 años. Siendo más común su consumo en el norte de China que en el sur, a causa del clima.

Existen varios tipos de licores tradicionales que beben los chinos, diferenciándose por su tiempo de almacenamiento. Este puede ir desde los tres meses hasta los tres años. Generalmente cuentan con unos 40 grados de alcohol.

 

 

La cerveza es un producto que triunfa en China, existiendo una gran variedad de marcas nacionales, la más famosa es la cerveza Tsingtao. Esta cerveza nació en el siglo XX cuando los alemanes llevaron la tecnología de fabricación de esta bebida a la ciudad china de Qingdao, de ahí su nombre. Actualmente Tsingtao es la quinta mayor marca de cerveza en el mundo, exportándose a más de 90 países y regiones.

 

 

Desde los principios de los tiempos existen evidencias claras de la domesticación de cultivos y animales. Uno de los primeros fue el mijo, en la zona norte, así como el arroz, parte importantísima de su dieta. Además de animales como el cerdo, en torno al 8000 a. C., o perros. En torno a este progreso relacionado con la cocina, también se desarrollaron utensilios y recipientes que ayudaban a la hora de alimentarse. Existiendo en la provincia de Hunan una de las alfarerías más antiguas de todo el planeta.

En tiempos de Confucio era un hecho que la gastronomía se había convertido en un elevado arte. Durante las últimas etapas de la dinastía Zhou fueron introducidos el aceite y la soja, se aumentaron las superficies de cultivo, se comenzaron a practicar nuevas técnicas culinarias y se desarrolló un refinamiento cortesano en el que la comida formaba parte de los rituales, empezándose a utilizar también de una forma preponderante los típicos palillos chinos. Hablamos del siglo I a. C., ya alcanzando la dinastía Qin con la unificación del país en 221 a. C. después de los reinos combatient

 

 

A lo largo de la historia, diversos sucesos bélicos, influencias de otras culturas y severas hambrunas influyeron también de una forma decisiva en la gastronomía china. Así, por ejemplo, se desarrollaron métodos de conservación para las largas campañas militares como el secado de carne o el secado de granos, y se crearon nuevos platos con partes de animales hasta entonces no consumidas cuando el alimento no escaseaba, en las varias hambrunas que atravesó la población china. De igual forma, el budismo y el surgimiento de comunidades musulmanas propiciaron un descenso en el consumo de carne y la entrada de nuevos alimentos de la mano de comerciantes españoles y portugueses removieron varias cocinas, incorporándose los chiles, por ejemplo, a la cocina de Sichuán.

 

 

#Receta

Pan chino. Receta Termomix

Ingredientes:

150 gramos de agua
30 gramos de manteca de cerdo
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de miel
1 cucharadita y 1/2 de azúcar
20 gramos de levadura fresca
300 gramos de harina de trigo

Para el vapor
1/2 litro de agua

Preparación:

Poner en el vaso todos los ingredientes de la masa, menos la harina y la levadura y programar 1 minuto, 37º, velocidad 1.
Añadir la levadura y mezclar 10 segundos, velocidad 3.
Añadir la harina y amasar 4 minutos, vaso cerrado, espiga.
Sacar la masa del vaso, poner sobre una superficie enharinada, separar la masa en 8 trozos iguales. Dar forma de panecillos y colocarlos en el recipiente varoma, separar unos de otros para que no se toquen, caben 4 en el recipiente varoma y 4 en la bandeja que ponemos arriba del recipiente varoma.

Dejar reposar durante una hora, hasta que doblen su tamaño.
Llenar el vaso con el agua y colocar el recipiente varoma en posición, la bandeja y la tapa y programar 20 minutos, temperatura varoma, velocidad 2.
Y ya está listo el pan chino con thermomix para servir o freír, en una paella con abundante aceite porque el pan absorbe el aceite.

Consejo de preparación
Si preparamos 8 panes chinos, se pegan porque hinchan mucho, se puede preparar en 2 veces, poner 2 en el recipiente varoma y 2 en la bandeja.

 

 

#Receta

Galletas de la suerte chinas

Las galletas de la suerte son un clásico de la comida china. Al terminar de comer, cada uno recibe una galletita crujiente en la que se esconde un pequeño papel con un mensaje sobre su fortuna. Es una bonita tradición que ahora puedes personalizar.

Con esta receta puedes preparar tus propias galletas de la suerte chinas, así podrás personalizar los mensajes. Puedes desear a tus invitados fortuna en el amor, en el trabajo, o desear un buen embarazo a tus amigas o familia. Si los mensajes los escriben los niños, ¡será aún más divertido!

Ingredientes
2 claras de huevo
200 gr. de harina de trigo
200 gr. de azúcar
40 gr. de maicena
75 gr. de aceite de girasol
1 cucharadita de esencia de vainilla o almendras
Sal
Agua

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 150ºC, forra una bandeja con papel de hornear, también puedes engrasarla ligeramente para que no se peguen.
  2. En un bol, bate las claras de huevo con el extracto de vainilla o almendra (el que más te guste, o un poco de cada) y el aceite de girasol. Tiene que estar espumoso pero sin llegar a punto de nieve
  3. Por otro lado, mezcla los ingredientes secos: la harina de trigo, la maicena, el sal, y el azúcar. Añade poco a poco unas 3 cucharaditas de agua y mezcla bien.

  4. Agrega poco a poco la harina a las claras de huevo y sigue mezclando hasta formar una masa homogénea y no demasiado espesa, pero que se extienda con facilidad.

  5. Marca círculos de igual tamaño con un vaso en la parte trasera del papel de hornear o en una cartulina que se coloque debajo y sirva como plantilla, dejando espacio entre ellas. Vierte la masa en una manga pastelera y ve formando círculos coincidiendo con las siluetas.

  6. Hornea las galletas a 150º durante unos 15 minutos, hasta que los bordes de las galletas comiencen a dorarse.

  7. Ahora es el momento de colocar los mensajes dentro de las galletas, que ya deben estar preparados, en tiras de unos 7×1 cm. aproximadamente.

Despega las galletas del papel, coloca el papel en el centro, dobla la galleta por la mitad formando una media luna, de forma que la galleta quede cerrada. Deja enfriar, y ¡reparte suerte!

 

 

 

#Receta

Noodles transparentes con ternera y verduritas

Ingredientes: Para 2 personas

Fideos chinos de arroz o vermicelli ( 150 gr )
ternera ( 1 filete )
pimiento rojo ( 1/2 ud )
pimiento amarillo ( 1/2 ud )
cebolleta ( 1/2 ud )
judías verdes ( 4 uds )
aceite de girasol ( 3 cucharas )
salsa de soja ( al gusto )
jengibre fresco ( 1 cuhara )
aceite de sésamo ( al gusto )
pimienta negra ( al gusto )
chile rojo o guindilla ( 1 ud )
caldo de verduras ( 100 ml )

Preparación:

Paso 1:

Mientras preparas las verduras pon a macerar la carne de ternera para que coja un poco de sabor. Corta los filetes en tiras finas y ponlos en un bol, añade al bol el aceite de sésamo y un poco de salsa de soja, remueve bien y deja que repose unos minutos para que la carne se impregne bien del sabor del aceite de sésamo y de la soja y coja sus matices.

Paso 2:

Turno de las verduras: corta los pimientos, la cebolla y las judías verdes en tiras finas; retira las semillas a la guindilla para que pique lo justo y córtala en rodajas finas. Para pelar el jengibre solo te hará falta la ayuda de una cuchara, pasa la parte curva por la piel, apretando un poco, veras como con muy poco esfuerzo es sencillo retirar la piel y córtalo bien picadito.

Paso 3:

Para esta receta de noodles transparentes con ternera y verduritas es mejor que utilices una sartén para wok, si no tienes…una sartén amplia puede servirte. Acerca el wok o la sartén al fuego e incorpórale el aceite de girasol. Espera a que esté bien caliente para añadir las verduras.

Comienza a saltear la cebolleta, pasados 2 minutos añade los pimientos, dos minutos más e incorpora las tiras de judías verdes. Lo ideal es que las verduras queden “ al dente “. Una vez hayan tomado algo de color retíralas a un plato, vuelve a poner la sartén al fuego bien fuerte, y saltea en ella la carne junto con el jengibre y las tiras de guindilla. Una vez haya tomado color vuelve a incorporar las verduras a la sartén, apaga el fuego y resérvalas.

Paso 4:

Cuece los fideos en caldo de verduras, le dará un sabor especial a los fideos. Deja que el caldo rompa a hervir, una vez llegue a ebullición apaga el fuego, introduce en ella los fideos y tapa la olla. Mantelos un minuto en el agua caliente, pasado este tiempo escúrrelos, reservando algo del caldo, y pásalos a la sartén con las verduras.

Paso 5:

Rehoga los fideos junto con las verduras durante un par de minutos, a fuego medio, vierte un poco del caldo de haberlos cocido y salsa de soja, remueve muy bien y retira la sartén del fuego.

Presentación:

La forma ideal de presentar este plato es en un pequeño bol con los noodles transparentes con ternera y verduritas y unos palillos, si no eres muy habilidoso con ellos puedes siempre coger el tradicional tenedor y cuchillo, seguro que en casa te lo perdonan.

Sugerencia:

Para dar algo de textura a los noodles transparentes con ternera y verduritas te aconsejamosel cocktail natural de frutos secos. Pícalos un poco y antes de servir espolvorea por encima de los noodles. Te quedará un plato más delicioso y los frutos secos le darán un toque crujiente fantástico.

 

 

#receta

Pollo al limón

500 g. de pechuga de pollo (o contramuslo)
1 c.da de salsa de soja ligera
1 huevo
1 diente de ajo
1 trocito de jengibre
150 g. maicena
Aceite vegetal para freír

Para la salsa

2 c.das jugo de limón (si no te gusta muy ácido pon solamente 1.5 c.da primero.)
1 c.da de miel
1 c.da azúcar
Ralladura de 1 limón
1/2 c.dita de sal
3/4 taza de agua
3/4 c.da maicena
1/2 c.dita salsa de soja ligera (para dar color)

Elaboración:

Preparación de los ingredientes

Picamos el ajo y el jengibre.
Exprimimos el limón y reservamos para luego.
Cortamos el pollo en trozos finos.
Marinar el pollo

En un bol ponemos el pollo y añadimos el ajo y jengibre picado, el huevo y la salsa de soja ligera.
Lo mezclamos bien y dejamos marinar en la nevera durante 30 minutos.
Rebozar y freír el pollo

Sacamos el pollo a un plato y lo vamos rebozando ligeramente con la maicena.
Separamos los trozos y listo para freír.
En abundante aceite vegetal a fuego medio-alto freímos el pollo hasta que esté bien dorado y crujiente, tardará unos 7 minutos.
Lo sacamos a un papel absorbente y mientras tanto preparamos la salsa.
Preparar la salsa

En un bol con agua añadimos azúcar, sal, miel, ralladura y zumo de limón, maicena y lo mezclamos bien.
Lo ponemos en un cazo a fuego bajo y vamos removiendo sin parar hasta que espese.
Para que suba un poco más su color, le añadimos un poquito de salsa de soja ligera.
Emplatar

Cubrimos el pollo con nuestra salsa, le ponemos un poco de ralladura de limón por arriba y lo acompañamos de arroz blanco.

 

 

#receta

Tallarines chinos con verduras y gambas

400g de tallarines
1 diente de ajo
1 zanahoria
1/2 cebolla
1 pimiento verde
1/2 cucharada de jengibre en polvo
1/2 cucharada de cayena en polvo
200g de gambas
De 50 a 100ml de salsa de soja
Sal y pimienta
Perejil o cilantro picado

Elaboración

1.- Cocemos los tallarines. Para ello, echamos un puñadito de sal en abundante agua hirviendo. Añadimos los tallarines y dejamos cocer unos 10 minutos. Hasta que queden “al dente”. Para evitar que se peguen al fondo de la olla, removemos con frecuencia, especialmente al principio de la cocción

2.- Una vez que estén cocidos, los escurrimos del agua y los dejamos reposar, mientras preparamos el resto de ingredientes

3.- En un wok, o en una sartén amplia, ponemos un chorrito de aceite a fuego fuerte. Cuando esté caliente añadimos el ajo picado, la cebolla cortada en juliana (finas tiras), la zanahoria en cubos más o menos grandes y el pimiento cortado también en cubos aproximadamente del mismo tamaño. Salmpimentamos y cocinamos unos 4 minutos.

4.- Añadimos las gambas peladas y volvemos a mezclar todo. Dejamos cocinar un par de minutos más, hasta que las gambas hayan cogido color

5.- Pasado el tiempo, añadimos los tallarines, la salsa de soja, cantidad al gusto, el jengibre y la cayena. Con estos dos últimos ingredientes, mucho ojo ya que, son bastante picantes. Añade también cantidad al gusto. Mezclamos todos los ingredientes hasta que se hayan entremezclado bien.

6.- Tan solo queda servir en platos y espolvorear con cilantro o perejil fresco picado

 

 

#receta

Buñuelos rellenos

100 gramos de harina de arroz glutinoso

Un sobre de levadura royal

4 cucharadas de sésamo blanco

Medio vaso de agua con azúcar

Aceite de girasol para freír

200 gramos de boniato (que coceremos).

Elaboración

Primero cocemos el boniato pelado en un bol pequeño, cuando esté listo lo sacamos y lo aplastamos con un tenedor y lo dejamos en un plato para lo que vendrá después.

Ahora, hacemos la masa agregando el agua con azúcar hasta que la masa quede compacta, no te olvides de la levadura. Es esta ocasión hemos mezclado el boniato para hace una única masa. No obstante para rellenar tan solo tienes que coger un trozo de masa plana y meter el relleno en el interior para luego hacer una bolita.

Para freír es muy importante que el aceite esté hasta la mitad del recipiente que uses, abundante aceite. Lo calientas a fuego medio, también se cocina a fuego medio porque corre el peligro que se queme el sésamo.

Cuando tengas todas las bolitas hechas las tienes que rebozar con el sésamo blanco.

Cuando el aceite esté caliente vas poniendo los buñuelos, verás que con el tiempo van aumentando de tamaño. Acaban por subir a la superficie. Después de que hayan subido, tienen que estar unos 15 minutos y cuando veas que han adquirido un tono dorado, tipo moreno californiano, es el momento de sacarlos.

 

 

#Anécdota

Hay un proverbio antiguo chino que dice: “la gente considera la comida como el cielo”. Efectivamente, la gastronomía constituye la base de la cultura china y desempeña un papel de emisario de la difusión de la civilización china junto con la cerámica y la seda, debido a su mayor distribución en cualquier rincón del mundo. Una revista de los Estados Unidos realizó una encuesta para elegir la mejor comida entre varios países y casi más del 90 por ciento de los encuestados opinaron que la comida china ocupaba el primer lugar. En realidad, el arte culinario chino está muy valorado en todo el mundo, ocupando el primer puesto de los tres grandes estilos culinarios, siendo ya el primer motivo por el que los extranjeros visitan China.

 

 

#Anécdota

Según los escritores e historiadores Jung Chang y Jon Halliday, el difunto líder chino Mao Zedong “era un gourmet y hacía que le enviaran su comida favorita desde cualquier punto del país (…) un pescado que le gustaba tenía que ser transportado vivo por miles de kilómetros de distancia, en una bolsa de plástico con agua que debía mantenerse oxigenada”. Gustaba de arroz que conservara la membrana que separa la cáscara del grano y platillos de carnes salteadas en aceite, que pasaran meticulosos exámenes de calidad por sus más cercanos colaboradores.

Sentía inmensa debilidad y capricho por el cerdo rojo asado, hongshao rou, una raza que se cría especialmente en el centro del gigante asiático y cuya preparación consiste en cubos de carne de su lomo, caramelizados con vino, azúcar y especias picantes. Este tipo de animal tiene una amplia capa de grasa en su cuero lo que lo hace tierno y jugoso. La carne de este porcino es muy costosa.

 

 

#curiosidad

Los chinos no acostumbran a acompañar sus comidas con bebida, ni siquiera agua. En cambio, es usual que se sirva té, caldo o sopa para saciar la sed. Además, se suele servir al final de la comida, y no al principio como muchos creen.

 

#curiosidad

La tradición china dice que las armas hay que reservarlas para la guerra. Por ello, el uso de cuchillos en la mesa no estaba bien visto y, aunque hay excepciones, la tradición se mantiene. De todas formas, en la cocina china se suele desmenuzar la comida y presentarla de tal forma que con solo unos palillos se puede comer sin problemas.

 

#anécdota

Poneos en situación: comida en familia en China. ¿Qué comemos? Normalmente en España decide quién cocina ¿verdad? pues en China no.Lo habitual aquí es que cada persona no elija lo que va a comer, sino que proponga uno o varios platos(al igual que el resto) y todos acaben comiendo lo de todos. Platos al centro, del tamaño de unas raciones, para que nos entendáis y cada cuál que escoja qué le apetece comer de todo lo que se ha pedido en general. De esta forma los chinos evitan situaciones tan comunes como las que se repiten en España como cuando uno va a pedir comida a domicilio por ejemplo y no se pone de acuerdo con quiénes la va a compartir. Además tampoco conciben aquello de que cada cuál pida lo suyo. ¡Compartir es vivir!

 

#anécdota

Si os encontráis en el futuro en una situación donde un chino/a os invita a una cena, ¡nunca hagáis ademán de pagar! Más allá de ser interpretada vuestra buena voluntad como un gesto de cortesía, esta actitud podría ser considerada como una puesta en duda de la solvencia económica de quien invita.