13.Gatos en el Antiguo Egipto

 

Este es un homenaje para aquellos mochuel@s que recientemente han perdido a sus mascotas que les han acompañado, querido y cuidado durante su estancia con ellos.

@Elfo-oscuro
@Angelitol
@Sikken

Muchos son los animales que influyen de alguna manera en el desarrollo de una civilización.
En el Antiguo Egipto los gatos eran considerados como animales sagrados. Estaban asociados con la divinidad y era creencia de los egipcios que en el gato anidaba el alma de la diosa llamada Bastet, la cual era representada con cuerpo de mujer y cabeza de gato.

 

 

El culto al gato se inicia hacia el 2900 a.C. Se dice que de acuerdo con la mitología egipcia, el Dios del Sol Ra, se había disgustado con el hombre y mandó a su hija, que estaba encarnada en Sekhmet, la diosa leona.

La manda Ra para castigar al hombre y en un estado de delirio, mata a cientos de egipcios, lo que hizo que Ra, mandara a un guerrero de nombre Onuris para que lograra pacificar a Sekhmet. Este guerrero logra su objetivo y Sekhmet se convierte en Bastet.

Templos en el Delta del Nilo, como el de Bubasti, fueron erigidos en nombre de Bastet posteriormente por el amor que le proferían los egipcios.

A Bastet la asociaban con el Sol mientras que Sekhmet la asociaban a la Luna, la primera representaba la diosa buena y amable mientras que la segunda representaba al espíritu misterioso e independiente que caracteriza a los gatos.

Los gatos en esencia eran muy queridos, mantenían un status social importantísimo. Cuando moría un gato en una familia representaba una verdadera tragedia, al punto de guardar luto y raparse las cejas. A su muerte el gato era embalsamado y se enterraban en grandes panteones.

 

 

Matar un gato era castigado con la pena de muerte, ya que se creía que a través de los ojos de los gatos, la diosa Bastet, vigilaba a los hombres y los protegía de cualquier clase de males.

Se han encontrado cementerios de gatos de esa época que ascienden a más de 300.000 gatos momificados.

Se dice que en un conflicto, los persas fueron atacados por los egipcios y éstos conociendo el amor a los gatos que tenían los egipcios, pegaron a sus escudos a una gran cantidad de gatos.
Los egipcios por no hacerles daño, escogieron rendirse.