23.- Diosa ILITIA

 

#diosas Hoy nos acompaña la Diosa ILITIA…diosa de los nacimientos, acompañante de las parturientas…

 

En la mitología griega, Ilitía (en griego Εἰλείθυια Eileithyia) era la diosa de los nacimientos y las comadronas. En la cueva de Amnisos (Creta) se relacionó con el nacimiento anual del niño divino, y su culto está conectado con Enesidaon (el agitador de la tierra), que era el aspecto ctónico del dios Poseidón. Es posible que su culto esté relacionado con el culto a Eleusis.

Ilitía
Era la diosa que presidía los alumbramientos. Hija de Zeus y de Hera y hermana de Hebe (esposa de Heracles), Ares y Hefesto. Fiel criada de su madre era también la servidora de sus odios. Así trató de impedir el parto de Leto, para evitar el nacimiento de Apolo y Artemisa, o el de Alcmena, otro de los amores de Zeus y madre de Heracles (Hércules).

 

Diosa Ilitia
Diosa Ilitia

 

Junto con Artemisa y Perséfone, a menudo se mostraba a Ilitía portando antorchas para sacar a los niños de la oscuridad hasta la luz. En ocasiones, los poetas hablan de las Ilitías, concibiéndolas como una pluralidad de genios que protegen los alumbramientos. En los altares griegos, pequeñas figuritas de terracota representaban a una inmortal niñera que cuidaba de los infantes divinos, personaje que puede estar relacionado con Ilitía.

Antiguos rezos llamaban a la diosa en momentos tan críticos para las mujeres; “Diosa de los nacimientos, Ilitía, hija de la omnipotente Hera, oye mi canción“.
“Cuando atormentada por los dolores del parto, dolorida y angustiada te invocamos el sexo, para el seguro descanso del alma;
pues sólo tú puedes aliviar el dolor,que intentamos aliviar, pero en vano. Ilitía, venerable poder,que trajiste alivio en la espantosa hora del parto“.

 

MITO DE ILITIA

Leto es la madre de Apolo y Artemisa de Zeus. Ella es de la primera generación divina, hija de Ceo y Febe, ambos titanes.

Cuando Leto quedó embarazada, Hera -esposa de Zeus- sintió celos de ella y para castigarla prohibió que Leto pudiera dar a luz en cualquier parte de la Tierra. Como consecuencia, Leto andaba errante, buscando un lugar que estuviera fuera de la cólera de Hera para tener a sus hijos.

Según unas versiones, después de mucho andar, Leto encontró asilo en una pequeña isla desierta conocida como Ortigia entre los dioses donde pudo tener a sus dos hijos. Apolo -dios del sol y de la luz- y Artemisa -la diosa virgen de la cacería- nacieron en esta isla perdida, y por eso cambió sus nombre a Delos, la brillante, y además fue recompensada por los dioses, quienes le otorgaron cuatro columnas bajo ella para que siempre estuviera firme.

De acuerdo con otras interpretaciones, la maldición de Hera fue que Leto no podía parir en ningún lugar donde llegaran los rayos del sol. Ante esto, Zeus ordenó a Bóreas que llevara a Leto ante Poseidón (dios del mar), quien fabricó una bóveda con las olas del mar por encima de la isla, y así al reguardo del Astro Rey, Leto pudo tener sus hijos.

Leto tuvo que sufrir los dolores de parto durante nueve días y nueve noches, ya que si bien todas las diosas llegaron para asistirla en la empresa, Hera y Ilitía, quien era la diosa de los alumbramientos, se habían quedado en el Olimpo. Al cabo de los nueve días, todas las divinidades llamaron a Ilitía, con la condición de que si iba le regalaban un collar de oro y ámbar de nueve codos de longitud. Ante esto, Ilitía no se negó y los divinos niños nacieron.

Pero la ira de Hera era inagotable e incanzable, por lo que Leto se vio obligada a huir a la tierra de los Hiperbóreos, su residencia más común, transformada en loba. Es debido a esto que Apolo recibía el epíteto de Licógenes que quiere decir hijo de lobo.